Inicio Redacción MIMO, EL CABALLO PREDILECTO DE LA HÍPICA NACIONAL

MIMO, EL CABALLO PREDILECTO DE LA HÍPICA NACIONAL

315
0
Mimo, el caballo predilecto de la hípica nacional.

Decir Babieca, Pegaso, Siete Leguas, el caballo de Pancho Villa, es evocar la historia de corceles que significaron mucho en la historia de sus dueños, fueron el arquetipo, el compañero ideal de épicas históricas, que por inverosímil se convirtieron en leyendas.

Mimo, es algo parecido, es el arquetipo, es el potro que superando adversidades y dolencias, no escatima su forma genial de correr, para remontar en medio de los más fuertes enemigos, y llevarse la victoria.

 

Y ya lo ha hecho en 11 oportunidades en la pista del monumental hipódromo Miguel Salem Dibo. El caballo del Ab. Álvaro Noboa, tiene algo especial, que bien se puede llamar suerte, o puede ser talante, pero cada vez que corre en una competencia pública, es motivo de júbilo ya no sólo de su propietario, sino de muchos aficionados al turf que lo siguen en conversaciones, en el comentario hípico, porque quieren verlo actuar, quieren contagiarse de su forma ganadora de correr, y del halo de misterio que rodea su vida.

 

Como Mar Negro o Consagración

Es que esta hípica que cuenta ya con más de un siglo de historia, empezó en Guayaquil, allá por los primeros años del 1880 legendario, como lo registran esas fotos históricas del primer hipódromo y aficionados de sombreros milenarios, es llena de anécdotas, parecidas a las del gran Mimo, hijo de Malek y nacido en el Haras de Playas, el Curicó.

 

Una de ellas fue Mar Negro, gran caballo chileno que llevó la idolatría a la hípica por los años sesenta, triunfador de muchas carreras este hijo de Chateau Iquem, propiedad del Dr. Otto Arosemena Gómez, y que tiene el récord nacional de 3.000 metros.

 

Mar Negro era el Barcelona de la hípica, y muchos turfmens con canas  aún lo recuerdan, igual a Consagración que hizo época también en el Santa Cecilia en los años 70, y perteneció primero a Roberto Sicles y luego a Agustín Febres Cordero Rosales.

 

Mimo el nuevo preferido

Con una campaña exitosa, 11 victorias, Mimo es el nuevo preferido de la afición, sobre todo cuando logra la victoria, es allí cuando muchos aficionados aplauden a este ejemplar pequeño pero de gran corazón que fue ganador del Crianza Nacional en 1.800 metros y fue elegido por la ACHE, como el Mejor del 2014 en la hípica.

 

Los aficionados al turf siguen las victorias de este caballo nacional, y aplauden sus éxitos en la pista, no escatiman en felicitar a un hípico de corazón, el Ab. Álvaro Noboa, que concurre al paddock a tomarse la foto con el ganador acompañado de familiares y amigos.

 

Es la hípica, un espectáculo que tiene sus bemoles, pero significan mucho en la vida de una familia y de un hombre como Álvaro Noboa que la tiene como su deporte favorito.

                 

La vuelta triunfal de Mimo

Mimo, el potro ecuatoriano del Ab. Álvaro Noboa, se ha convertido en un verdadero ídolo en la hípica nacional.

El potro nacional Mimo tuvo un retorno triunfal en las pistas, y brindó una espectacular victoria para sus seguidores en la hípica, el defensor del stud Álvaro Noboa, logró el domingo su triunfo número 11 a través de una campaña de éxitos.

 

Mimo tuvo un duro encuentro con Blanc de Blanc y Chino Taque en los 1.500 metros, y por momentos parecía que sucumbía pero la nobleza de Mimo es grande y con rigor de José Jurado logró remontarlos para poner ventaja sobre Blanc de Blanc empleando el tiempo de 1 minuto 31 segundos 3 quintos para esa distancia.

 

Los aficionados como siempre acompañaron con aplausos el triunfo de este orgullo del turf nacional. Culminado el compromiso, y muy emocionado, el Ab. Álvaro Noboa Pontón concurrió al podio de ganadores, acompañado de su esposa Anabella y sus hijos, además por el Ab. Roberto Ponce Noboa, representante de la cuadra, Ab. Walter Freire, entre otros amigos.

 

Para la familia Noboa fue una fiesta de espiritualidad y alegría recibir al noble ejemplar que está marcando hípicos en el turf nacional de todos los tiempos.

 

(D)

Por: Vicente López