Inicio Sociedad El desarrollo de Ecuador en 30 años se reflejó en los censos...

El desarrollo de Ecuador en 30 años se reflejó en los censos de población

54
0

Hace una década Lester Cano dejó de sentirse discriminado por llevar siempre su clásico sombrero y botas de vaquero al pasear por Guayaquil u otra ciudad de Ecuador. Las prendas que usa donde quiera que vaya, sin importar si es de día o de noche, son parte de la identidad de este montuvio, de 45 años. Su origen étnico por primera vez fue reconocido en el censo poblacional 2010.

El desarrollo de Ecuador en 30 años se reflejó en los censos de población

Ese año en el país 1’064.074 personas se definieron así en la pregunta sobre autoidentificación étnica que hasta entonces solo reconocía a los indígenas, afros, mestizos y blancos. En la actualidad, Lester siente que las personas dejaron de verlo como “un ser extraño” y lo respetan.

La concienciación de la autoidentificación según la etnia es uno de los cambios más representativos que tuvo la sociedad desde los últimos tres censos poblacionales realizados de 1990 a 2010. También reflejó una disminución de la migración interna y externa; la escolaridad de los ecuatorianos tuvo un crecimiento y la tecnología se volvió una herramienta para el desarrollo y generación de oportunidades en la vida de cada ecuatoriano.

Para Irma Bautista, coordinadora nacional de Mujeres Negras (Conamume), con la autoidentificación étnica se han podido visibilizar fuertemente las problemáticas de la pobreza, extrema pobreza, la falta de empleo y de educación. Además, ha propiciado que las organizaciones hagan cada vez más propuestas.

Por otro lado, en los últimos 30 años se evidencia un trabajo intenso por parte de los movimientos, organizaciones y asociaciones de cada pueblo para lograr el rescate de la identidad.

Ella recuerda que el pueblo afro también vivió un proceso histórico de discriminación. En 1990 no se reconocía su etnia. “Antes las personas preferían estar escondidas. Se tenía miedo al censo”. Pero ahora -asegura- se ha creado conciencia de identidad y de lo importante que es autodefinirse o autoidentificarse.

Otro de los cambios que se observa entre el censo de 1990 al de 2010 es la reducción de la emigración externa. El ecuatoriano dejó de emigrar a España, Italia, EE.UU., los principales destinos  después de la crisis financiera de lo que desencadenara el feriado bancario en 1999.

Entre 1990 y 2001 el número de personas que salieron se incrementó en un 142,1%, mientras que entre el 2001 y 2010 el incremento fue del 85,5%.

Fidel Márquez, docente de análisis económico y desarrollo económico y prorrector de la Universidad Ecotec, explica que con la llegada de la dolarización en el año 2000, Ecuador comenzó a experimentar un proceso de recuperación económica.

Se generaron empleos y nuevas oportunidades de vida. Todo esto hizo que se detuviera la migración hacia el exterior. “Era más rentable enviar recursos al país para solventar la situación”, anotó.

La dolarización también hizo que creciera la clase media y con ello también los niveles educativos por necesidad y aspiraciones.

Según Márquez, la clase media es la que estudia y busca su movilidad social. Precisamente, entre los censos de 1990 y de 2010 la asistencia a un establecimiento de enseñanza tuvo un aumento. En los noventa el 79,4% de la población asistía a un plantel educativo; en 2001 lo hicieron el 79,0% y en 2010 el 90,1%.

El vicerrector académico de la Espol, Paúl Herrera, considera que hubo una mejora en la asignación presupuestaria, pero adicionalmente las personas tienen una mayor necesidad de educarse. Una de las características del desarrollo y de la modernidad es que se crean más oportunidades para los que están mejor preparados.

Hoy tenemos mucho más acceso a información de la que había una década atrás. “Gracias a la tecnología, hay nuevas modalidades de estudio, que acercan la educación a personas que tienen algún tipo de limitación personal o económica”, indicó.

Asimismo, la mejora en el acceso a los servicios básicos permitió que la migración interna disminuyera. En 2010 el 5,8% de la población reside en un lugar diferente del que residía cinco años atrás; en 2001 esta proporción fue de 6,1% y en 1990 de 11,9%, según las estadísticas.

En la actualidad, los recintos más pequeños tienen agua, energía, teléfono e incluso antenas de internet. En las zonas rurales el abastecimiento de servicio de agua por red pública es del 45,10%, mientras la disponibilidad de servicio eléctrico es del 88%.

De acuerdo con el sociólogo Homero Ramírez, el avance que logró el país ha permitido que se creen nuevas oportunidades. “Se ha desarrollado mucho el turismo y los jóvenes cada vez promueven sus ideas para impulsar sus sitios de origen”, añadió.

Ramírez cita como ejemplo a Cojimíes, en Manabí, y señala que dejó de ser un pueblo de gente pobre. “Antes los jóvenes emigraban a otras ciudades para estudiar la universidad, pero ahora pueden hacerlo vía online. Esas posibilidades no existían en los años 90”, dijo.

El último censo poblacional de 2010 arrojó por primera vez datos sobre el uso de celular y aparatos tecnológicos en Ecuador. Un 26,3% de los hogares dijo usar computadora; el 13% poseer internet y 76,3% tener al menos un celular activado.

Oswaldo Moscoso, director de Ingeniería en Ciencias de la Computación en la Universidad UTE, explicó que las tecnologías de la información han cambiado la vida en muchas formas positivas. Una de ellas permite una mejor comunicación entre las personas y las nuevas formas para comerciar en el país.

Además, ha permitido que los ecuatorianos gocen de una serie de servicios en línea, lo que antes tomaba mucho tiempo, como por ejemplo en las transacciones bancarias, citas médicas, pagos de servicios, pagos de impuestos, educación en línea, etc.

Las redes sociales han influido también mucho en poder mantenernos conectados y han creado nuevas formas para realizar negocios y para conseguir empleos.

Para Moscoso, el país vive una época de muchas oportunidades. El acceso a la red cubre prácticamente todas las regiones del país, por lo cual muchos ecuatorianos que antes no tenían acceso a la tecnología lo tienen hoy en día.

Incluso existen infocentros instalados por el Gobierno donde se capacita a las personas en el uso de computadoras, del correo electrónico e internet para que puedan aprovechar las ventajas que la tecnología ofrece.

En el caso de Lester, él utiliza celular y computadores para comunicarse con su familia, cerrar negocios y enfocarse a promover las tradicionales cabalgatas que se realizan a fin de rescatar sus orígenes como montuvio.

https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/6/censos-ecuador