Inicio Destacadas ‘Agenda propia’ de cinco actores puso en vilo al presidente Lenín Moreno...

‘Agenda propia’ de cinco actores puso en vilo al presidente Lenín Moreno en Ecuador

61
0

Empezó con el anuncio de medidas económicas y la publicación de un decreto ejecutivo que eliminaba el subsidio a la gasolina extra y al diésel, y terminó con una crisis política que puso al Gobierno contra la pared. Fueron 11 días en que las agendas de al menos cinco actores confluyeron y chocaron con consecuencias aún impredecibles.

A una semana de que la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) depusiera la movilización y el presidente Lenín Moreno decidiera derogar el Decreto 883, que suprimía la subvención, Ecuador cuenta con personas fallecidas (8, según la Defensoría del Pueblo; 6, para el Ministerio de Gobierno), cientos de policías y civiles heridos, cientos de manifestantes procesados judicialmente por terrorismo, rebelión o asociación ilícita y una población polarizada.

Si bien la tregua llegó el domingo 13 de octubre, aún no hay certeza de que la crisis pueda ser superada en el corto plazo, pues las demandas de cada sector están latentes.

El Frente Unitario de Trabajadores, la mayor central sindical, anunció que el próximo 30 de octubre realizará una marcha en contra de la reforma laboral; mientras, el sector indígena todavía evalúa su posición frente al nuevo decreto para una eventual focalización del subsidio.

En su agenda, además de las exigencias en materia económica, aparecieron en los últimos días los pedidos de que se levanten los cargos en contra de algunos de los dirigentes que encabezaron las protestas.

Los transportistas esperan un alza de los pasajes y compensaciones, por lo que mantienen reuniones para definir cómo obtener alguna prebenda.

La militancia correísta –pese a las detenciones de dirigentes como Paola Pabón– está alerta. El expresidente Rafael Correa marca las líneas de acción de sus simpatizantes desde el exterior, por Twitter y con el apoyo de células activas “en territorio”. Su tesis es clara. Más allá de que, por ejemplo, se solidariza con periodistas e indígenas, a quienes descalificó en su mandato, insiste en la destitución de Moreno y el adelanto de elecciones.

La Asamblea guardó silencio durante días. Su presidente, César Litardo, en las ruedas de prensa, recurre a la defensa del orden constitucional y a la estabilidad democrática, mientras por los costados se filtran a la prensa informaciones proporcionadas por los propios legisladores sobre reuniones en las que varios sectores legislativos no descartaron aplicar la muerte cruzada impulsada por el ala correísta, sino solo hasta último momento.

Por su parte, el gobierno de Moreno está partido entre quienes plantean bajar las tensiones y preparar una finalización de período sin mayores tensiones (solo le quedan 19 meses) y quienes, especialmente en el frente económico, hacen cuentas y alistan presupuestos, con el objetivo de sostener el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y llegar a fin de mes con los recursos necesarios para pagar sueldos y obligaciones.

La salida de dos jefes de las Fuerzas Armadas dos días después de que se suspendieron las protestas, la renuncia de Berenice Cordero como ministra y la ausencia de mediadores con peso político para llegar a los indígenas o a los choferes se suman al tenso ambiente en que se planifica la agenda gubernamental.

Los alcaldes de Quito, Jorge Yunda; de Guayaquil, Cynthia Viteri, y más autoridades seccionales han preferido bajar su perfil tras el fin de la movilización indígena y revisar sus agendas, pues están pendientes la rehabilitación de ciudades que resultaron seriamente afectadas y definir las nuevas tarifas de transporte.

El paro dio paso a una tregua, pero las agendas particulares siguen en la mesa de negociaciones.

https://www.eluniverso.com/noticias/2019/10/20/nota/7566278/agenda-propia-cinco-actores-puso-vilo-lenin-moreno