Inicio Redacción “Socialización es tomadura de pelo”, dice Gustavo Darquea

“Socialización es tomadura de pelo”, dice Gustavo Darquea

205
0
“El poder corroe los valores y los ideales”, afirma Gustavo Darquea, exasambleísta constituyente de Montecristi.

Desde la visión de Gustavo Darquea, exasambleísta constituyente de Montecristi, el proceso de socialización del proyecto de Enmiendas Constitucionales que lleva adelante la Comisión Especial, que preside Juan Carlos Cassinelli, solo les toma el pelo a los ciudadanos que asisten a los foros organizados por el oficialismo.

 

Esto, porque ninguna de las posturas que se presenten serán insertadas ya que al contarse con el aval de la Corte Constitucional (CC), no se permitirán cambios de fondo y de forma, pero si signos de puntuación que cambien el sentido de las oraciones.

 

El Gobierno de la Revolución Ciudadana le dio al país una Constitución destinada a perdurar 300 años,  pero hoy observamos cómo este cuerpo legal es objeto de múltiples cambios y ahora se pretende una reforma para permitir la reelección indefinida del Presidente de la República y de otras autoridades de elección popular. ¿Qué piensa de eso?

 

Desde el año 2011, cuando el presidente anunció los primeros cambios a la Constitución de Montecristi, a través de una consulta popular, donde además de plantear la necesidad de meterle la mano a la justicia, nos preguntó sobre casinos, toros y gallos, y comenzó a considerar que la Constitución no era ideal porque no se adaptaba a sus intereses personales. Ahora, en una posición mucho más agresiva, está planteando la reelección indefinida que jamás consideramos en Montecristi. Incluso, los asambleístas que hoy forman parte de Alianza País y por ende del Gobierno, expresamente plantearon su oposición al tema, pero ahora vemos una mayoría que sumisa al régimen contradice su sus propias declaraciones avalando algo que rompe el espíritu de la Constitución.

 

¿Usted forma parte del Foro que analiza el paquete de enmiendas, con qué intención recorre el país haciendo oposición a la propuesta de Gobierno?

Hace un mes nos reunimos casi 30 exasambleístas constituyentes con el propósito de defender los valores y los principios establecidos en dicho cuerpo legal.  Esto es defender la democracia, los derechos y la participación ciudadana, por eso hemos abierto estos espacios de debates y foros en varias ciudades del país, para que la ciudadanía conozca mucho más a fondo qué es lo que se pretende hacer con estas mal llamadas enmiendas constitucionales y como van afectar a los ciudadanos en general. La reelección indefinida es apenas una de las reformas, pero hay cosas más graves como pretender cambiar el papel de las FF.AA. como organismo de defensa de la seguridad nacional a ente de control de la seguridad ciudadana y posiblemente elemento de represión interna.

 

¿Cree que se busca establecer un estado de sitio permanente en el país?

Algo más o menos, porque en la actual Constitución consta que para justificar la presencia del personal de FF.AA. en las calles se requiere de un Estado de emergencia, es decir, frente a conmociones internas y otras situaciones excepcionales tipificadas en la Carta Magna y donde el presidente tiene que rendir cuentas sobre estos temas, pero con estas reformas se le da al Gobierno, patente de corso para que pueda sacar a las FF.AA. a cualquier sitio y en todo momento.

 

¿Los asambleístas de Montecristi que Constitución le dieron al país?

Básicamente esta no fue una Constitución hecha por nosotros individualmente, fue hecha por miles de ecuatorianos que llegaron a la Asamblea a expresar sus demandas y reivindicaciones, cambios y lo que querían. Por eso establecimos la necesidad de una alternabilidad en el poder y como máximo el deseo de elegir al Presidente de la República por una sola vez consecutivamente, al igual que otras dignidades, y como presidente de la Comisión de Estructura del Estado elaboré el artículo 144 sobre este tema y yo le consulté al presidente Correa su opinión sobre la reelección por un sola vez, pasando un periodo, cuál era su criterio. Me respondió que creía que no debe haber ninguna posibilidad de reelección, debe haber una elección para un solo periodo, esa fue su postura en el año 2007.

 

“El pueblo se está cansando del autoritarismo, de la pérdida progresiva de libertades y concentración de poder”.

 

¿Pero esa tesis acogió solo el criterio del presidente o hubo otras posturas?

Esto lo debatimos en conjunto con el bloque de AP más los grupos aliados, pero como estábamos en un proceso de cambio institucional y revolucionario, estimamos que el periodo de 4 años era poco tiempo y de ahí surgió la implementación de la elección por una sola vez consecutiva.

 

“El pueblo se está cansando del autoritarismo, de la pérdida progresiva de libertades y concentración de poder”.

¿Poner en discusión estas reformas para perennizar a una persona en el poder, se debe tal vez, a la falta de cuadros presidenciales en AP?

Si usted lee todas las declaraciones del presidente Correa hasta el año 2013, él declara públicamente que no es partidario de la reelección para un periodo adicional, que él ya cumplió y eso era suficiente; sin embargo, a partir de las elecciones de febrero del 2013,  cuando Alianza País pierde en las ciudades más grandes del país, cambia su postura y considera que hay una amenaza de sectores de oposición y que por eso es necesario plantear la elección indefinida del Presidente de la República, cuando  antes consideraba este tema una aberración.

 

¿Será la falta de cuadros o temor a que venga un nuevo grupo político a gobernar el Ecuador y a fiscalizar?

Creo que hay de las dos cosas. Primero el temor de perder las elecciones que es una posibilidad real, porque el pueblo se está cansando del autoritarismo, de la pérdida progresiva de libertades y concentración de poder. En segundo lugar hay una evidente falta de cuadros dentro de AP con posibilidades de ejercer una candidatura, por la propia responsabilidad del presidente que no quiere que ni siquiera su sombra le haga competencia. A cualquiera que salga de su grupo en seguida lo coarta y busca personajes que han estado en la sombra como el señor Glas que lo puso como Vicepresidente. Fui parte de País y creo que sí hay cuadros valiosos, pero progresivamente han sido aislados.

 

¿La Comisión de Enmiendas considerará las ponencias de los grupos ciudadanos que se atreven a presentarlas para que se las inserte en el paquete definitivo?

Esa es una gran tomadura de pelo a la ciudadanía que ni ellos mismo se lo creen. La Corte Constitucional les aprobó las reformas y por eso dicen que no pueden cambiar nada, quizás puntos y comas y nada más, entonces para que socializan algo que además no está avalado por ninguna institución. Por eso decidimos realizar los foros paralelos para permitir la participación directa de los ciudadanos ecuatorianos y se pronuncien por algo fundamental que es el derecho a  participar dentro de un plebiscito que es lo que quiere la gente.

 

Ante los rechazos de la gente a las enmiendas, la respuesta del Gobierno ha sido que será el ciudadano quien decidirá en la elección directa. ¿Cómo analiza eso usted?

Definitivamente están muertos de miedo, sienten un gran temor de que la ciudadanía se pronuncie en contra como de hecho es el sentir ciudadano, aquí nunca hemos queridos caudillos, reyes o enviados perpetuos a que nos gobierne, están muertos de miedo.

 

¿Hay alguna similitud entre PAÍS y la partidocracia?

Fui fundador de Alianza PAÍS, lo que queríamos hacer era un movimiento totalmente diferente a los partidos políticos. Era el deseo de cambiar el estilo con que los partidos manejaban y segregaban a la gente, entonces la idea era hacer algo incluyente, participativo y democrático, con debates al interior, hoy no existe eso, solo existe el dedazo y tú eres el candidato.

 

¿Se endulzaron con el poder?

Definitivamente. El poder corroe los valores y los ideales.

(I)