Inicio Redacción Continúan las concentraciones a favor y en contra del Gobierno

Continúan las concentraciones a favor y en contra del Gobierno

203
0
Protestas a favor y en contra del régimen. Imagen tomada de diario El Universo.

Por segundo día consecutivo se produjeron anoche concentraciones a favor y en contra del Gobierno.

 

En Quito, simpatizantes del oficialismo se ubicaron en la tribuna de Los Shyris con banderas de color verde y exclamando a favor del régimen: “¡Qué valiente es nuestro Presidente!”, “Rafael, ¿qué tiene Rafael? que la oligarquía no puede no puede con él”, “¡Ahí están, esos son los cachorros de León (Febres Cordero)!”.

 

Mientras que los opositores se situaron a dos cuadras, donde flamearon banderas negras y gritaban consignas: “¡Esto no es pagado, el pueblo está enojado!”, “¡Fuera Correa fuera!”, “¡No tenemos miedo!”.

 

Personal policial estuvo presente en ambas manifestaciones, para evitar enfrentamientos, como los sucedidos el pasado lunes.

 

“Si mi prosperidad le genera envidia, haga lo mismo que yo… ¡Trabaje!”, decía uno de los carteles que exhibía la quiteña Ana Cevallos, de 33 años, quien dice estar cansada de la “prepotencia y del tema de las herencias”. FOTOS AFP/JUAN CEVALLOS.

En Guayaquil los opositores al régimen realizaron una “vigilia por la democracia” afuera de la Gobernación. En tanto que decenas de personas caminaron por la avenida 9 de Octubre, gritando reclamos.

 

Desde el lunes, cientos de personas se volcaron a las calles de Quito, Guayaquil, Cuenca y San Cristóbal, para protestar por algunas medidas gubernamentales como la de herencias, plusvalía y Galápagos; de reformas a leyes vigentes, como a las utilidades y jubilaciones, entre otras.

 

Según algunos expertos, estas manifestaciones ciudadanas no ocurrían desde hace años.

“La vez anterior que ocurrió este fenómeno en Quito fue en el gobierno de Lucio Gutiérrez; lo del lunes me recordó mucho a eso”, dijo Santiago Guarderas, decano de Jurisprudencia de la Pontificia Universidad Católica. En alusión a lo sucedido en abril de 2005, cuando un grupo de ciudadanos autollamados ‘Los forajidos’ impulsó la salida del líder de Sociedad Patriótica. (I)