Inicio Redacción Francisco Swett: NO HAY FORMA PARA DEJAR EL DÓLAR

Francisco Swett: NO HAY FORMA PARA DEJAR EL DÓLAR

268
0

Entrevista exclusiva para Revista La Verdad

Francisco Swett: NO HAY FORMA PARA DEJAR EL DÓLAR

 

Foto Revista La Verdad / Luis Mora Hoyos

El ex secretario de Estado del régimen de LFC tiene su visión sobre la crisis que producirá la caída de los precios del petróleo y los ajustes que ejecutará el Gobierno para mantener la economía nacional.

 

Según el pronóstico del presidente Rafael Correa, la crisis generada por la caída de los precios del petróleo, generaría una recuperación hacia el segundo semestre del año 2015.

 

“No creemos que baje demasiado” e incluso “hay estudios de la OPEP que predicen que en el segundo semestre del 2015 se recuperará”, dijo el mandatario en una de sus alocuciones frente a la problemática; sin embargo, a inicios de enero de este año, el mandatario se vio en la obligación de emprender  un viaje a China, su socio estratégico en materia financiera, con el fin de lograr una línea de crédito que le permita enfrentar la situación derivada  por la baja del crudo.

 

Frente a esto, Francisco Swett Morales, exministro de Finanzas y consultor económico en materia petrolera y financiera, estima que el problema sigue dependiendo de los ingresos petroleros y tal como están las cosas se prevén pérdidas importantes diariamente. “Sí el país exporta 360 mil barriles al día y baja un dólar quiere decir que pierde 360 mil dólares de ingreso…,pero esto no quiere decir que el presupuesto se vea afectado ya que  no  recibe el 100% de los ingresos debido  al desembolso de gastos adicionales.  Luego de eso el presupuesto se queda con el 75 o el 80% de esos recursos”, sostiene.

 

En las cuentas del exsecretario de Estado, sí los 360 mil dólares diarios se multiplican por 30 días,   el resultado será de 10 millones de dólares que en un año se convierten en 120 millones que  deja percibir por cada dólar. “Sí tenemos una diferencia de 30 dólares por barril…significa una pérdida  de 3.600 millones de dólares y si tenemos una diferencia de 40 dólares será una perdida de 4.800 millones”, explica.

 

De ahí que indica que de acuerdo a proyecciones de la Agencia de Información de Energía de los Estados Unidos, respecto del precio del WTI que es el crudo marcador para el ecuatoriano en el año actual, el precio se fijaría en aproximadamente en 54 dólares. “Esto quiere decir que si se  sostiene un descuento de 14 dólares que se aplica al petróleo que sale de las arenas de Athabasca de Canadá…quiere decir que si 54 menos 14 es 40…y 40 a 79 son 39…son las cifras, pero en todo caso hay un hueco de recursos frente a un presupuesto de 79 de aproximadamente de entre 4 y 5 mil millones de dólares”, remarca.

 

Recuerda que aparte de esa cantidad, hay otros 8 mil millones adicionales de inversión presupuestados para obtener mediante financiamiento. “En el fondo hay un hueco de 7 u 8 mil millones de dólares que afectará a la inversión y los gastos de consumo,  que no siempre son fáciles de controlar de un momento a otro, entonces esto quiere decir que el Gobierno si tiene un problema fiscal”, manifestó.

 

Swett, mientras describe su análisis, indica que la balanza de pago podría tener alguna solución acudiendo al Fondo Monetario Internacional (FMI) donde podría lograr una línea de contingencia de entre 2 o 3 mil millones de dólares. “A diferencia de otras líneas de crédito como las chinas si le darán liquideZ a la balanza de pagos”, refiere.

 

Además de esto avista iniciativas que apuntarían en la dirección impositiva para evitar desempleo o despedir la inversión. “Los gobiernos cuando se ven enfrentados a estas cosas hacen un poco de todo, pero termina siendo una situación en la que pierde capital político porque afecta el empleo, el comercio, la industria y todo se vuelve más restrictivo”, afirma.

 

Dentro de las explicaciones, se atreve a decir que tras la bonanza petrolera se llegó a pensar desde el Poder que todo iba a ser de plácemes. “Cuando observo las proyecciones macroeconómicas se establece un petróleo de 89 dólares, el presupuesto lo establece en 79, pero esa cantidad necesita 11 mil millones de financiamiento, lo que lo devuelve a 93 como pico de equilibrio,  que tampoco el más alto en comparación con Venezuela o Rusia”, dijo.

 

Respecto de los últimos ajustes que el Gobierno envió a la Asamblea Nacional para su trámite, menciona que en el caso de las cocinas de inducción se trataría de un disparo en la oscuridad por ser una medida tomada al apuro. Para que esto funcione sugirió primero que se haga un cambio en la matriz de consumo eléctrico en la medida que se desarrollen los proyectos hidroeléctricos. “Pero lanzar un ICE del 100%, que desde todo punto de vista es antitécnico, ya que Ecuador no produce esas cocinas y crea una dependencia de China que será el país quien las importe, eso es un nuevo endeudamiento que en el orden temporal de las cosas podría ocurrir”, anotó.

 

También cree que si de buenas a primera el Gobierno cambia el consumo de gas por eléctrico, más lógico sería subirle el precio al gas. “Aquí el impacto será de 20 dólares al mes porque las familias comunes y corrientes consumen un tanque al mes. Hablamos de un subsidio regresivo  porque se relaciona con el ingreso de la familia”, señaló.

 

Swett recuerda que durante su paso por el régimen del ex presidente León Febres Cordero (+), debieron subir el precio de la gasolina y el diesel, como una medida necesaria para bajar la inflación y hacer crecer la economía.  “El tema del petróleo es importante por ser gravitante, tiene un efecto cascada que va a afectar fuentes de financiamiento como el IVA, el ICE e Impuesto a la Renta”, menciona.

 

En ese sentido, se inclina a decir que las respuestas de solución no están en sostener que no pasarían si el Ecuador tuviera moneda propia. “Hay mucha gente joven que no entiende lo que es vivir en una situación de permanente ansiedad e inseguridad,  por la moneda que se desliza”, indica.

 

Recuerda que tal como están las condiciones el Ecuador no podrá dejar el sistema dolarizado. “La Constitución vigente prohíbe el corralito, secuestro de depósitos, congelamientos y no hay forma de salir de la dolarización porque el sistema es aceptado por el 85% de la gente o más”, añadió.

 

“Cuando se inició la dolarización la situación del país era mucho más precaria que ahora. Lo que ocurre es que hoy las vacas se han olvidado cuando eran terneras, entonces como ellos no vivieron estas cosas, se mal enseñaron como los niños ricos que no conocieron la pobreza y el trabajo, se engrieron y pensaron que eran sus virtudes las que resolvía los problemas”, detalló.

 

Swett dice que los cambios efectuados por el actual Gobierno son importantes y cree que se han implementado  cosas en retro que comprometieron las libertades y la perdida del juego democrático.

 

Piensa que la ideología no juega un papel importante frente a los multilaterales de crédito, porque las circunstancias son diferentes en relación a las de hace 40 años. “Están hablando con el FMI, ha habido el cumplimiento del articulo 4 del Convenio del Fondo y en general esta entidad ha dicho que el país ha hecho cosas importantes en la economía. No se trata de extremas animosidades. Países como Brasil, Uruguay, México o Chile, no tienen ningún empacho en hablar con el FMI. Nosotros no podemos ser tan cuadrados para decir no… con esa gente yo no hablo, cuando nos ofrecen 2 y 3 mil millones de dólares que yo los necesito para solventar mi situación interna”, apuntó.

 

Crédito chino

Mientras Swett da cuenta de varios aspectos económicos que involucran al Ecuador, se da tiempo para aclarar que la transacción recientemente efectuada con China no es un crédito fresco. Se trata de una línea de bienes y servicios para vender productos en el Ecuador. “Quienes reciben el dinero por la venta de sus productos no es Ecuador sino el exportador chino. Ejemplo si le venden una turbina hidroeléctrica o radar, puede aplicar para esa línea y lo que hace el Eximbank es pagar al importador y Ecuador no corre el riesgo que no le paguen y tampoco debe acudir al banco a buscar financiamiento. No es dinero fresco”, dijo.

 

A un total de 7.526 millones de dólares ascienden las líneas de crédito ofrecidas por China al Ecuador, producto de la visita que realiza el Gobierno a Pekín. De estos, unos 4.000 millones de dólares podrían llegar este año.

 

Tras insistir que no se trata de dinero fresco el que China le ha dado a Ecuador,  dice que el único que puede dar dinero fresco es el FMI,  pero  siempre que emita más bonos, lo cual no podrá hacer porque este año deberá pagar unos 600 millones de dólares por ese concepto. También porque  han perdido valor y su rendimiento actual es del 11%.

 

Es posible

Lo que si es posible, de acuerdo con la visión del analista, es la existencia de una interconexión más intima con Perú y Colombia. “Aquí lo que importa es que Ecuador sea competitivo y a través de convenios con estos países pueda ingresar a esos mercados”, apostilló.

 

Sobre el incremento salarial de 14 dólares sostuvo estar de acuerdo porque la canasta básica familiar de más de 600 dólares en la actualidad involucra los ingresos de todos los miembros de la familia que trabajan. “Cuando suma el uno y el otro empatan y es mejor que lo que se hacía en el pasado. En este punto, habido más diligencias para cuidar la situación y el régimen ha sido muy cauto”, remarcó.

 

Inversión externa

Swett cree que este es un inconveniente que el Gobierno debe solucionar por la mala fama que se ha ganado en el exterior. “Es penoso decirlo como ecuatoriano porque existe siempre la percepción que se mal trata la inversión externa, que no hay seguridad jurídica  y porque se cambian las reglas del juego de un momento a otro”, sostuvo.

 

Se habla de la concentración de mercados como en el caso de las telefónicas, cuando la forma más sencilla de resolver el problema es abriendo el mercado permitiendo el ingreso de otras operadoras virtuales como lo hace Perú.

 

Esto optimiza la gama de servicios y a través de la competencia leal bajar los precios. “Esta es una forma muchísimo más apta que lo están haciendo que es decir al grande le voy a cortar la cabeza porque usted esta muy  grande”, dijo.

 

Observa que se aplica  una medida reumática que por su inflexibilidad hace que la economía se vuelva lerda y menos proactiva para la creación del empleo productivo. “La percepción del inversor es que el Ecuador es un sitio inhóspito porque cada gobierno que llega al poder quiere reinventar el agua tibia y quiere hacer las cosas a su manera, sin importarle lo que está escrito. Simplemente cambia la ley para acomodar la situación en contra del inversor”, mencionó.