Inicio Redacción EXCLUSIVA: Crisis debe acercar al Gobierno a los privados, dice exministro de...

EXCLUSIVA: Crisis debe acercar al Gobierno a los privados, dice exministro de Economía, Fausto Ortiz

84
0
Exministro de Finanzas del actual Gobierno, Fausto Ortiz.

Desde la óptica del exministro de Finanzas del actual Gobierno, Fausto Ortiz, la crisis financiera que se avecina por la baja del precio del barril de petróleo, debe impulsar al régimen a despojarse de las ideologías para priorizar la economía con la participación de los sectores productivos locales.

 

El exsecretario de Estado, tiene diversos puntos de vista sobre el futuro económico del país y al mismo tiempo hace sugerencias que bien podrían ser consideradas en el equipo económico estatal. En una entrevista exclusiva, esto fue lo que nos dijo:

 

¿En su experiencia como exministro de Finanzas del actual Gobierno que expectativas tiene o que puede presagiar respecto de la proforma del 2015?

La proforma del 2015 debemos compararla contra las cifras reales del 2014, mucho más que contra el presupuesto de ese mismo año. Entonces cuando uno mira a ese nivel vemos que es una situación bastante similar a la que habrá en el 2015, es decir, un crecimiento del gasto relativamente pequeño, por no decir un crecimiento del gasto nulo, entre cifras reales del 2014, contra las presupuestadas para el 2015.

 

¿Qué significa esto?

Que el Gobierno no podrá crecer más que en años anteriores porque tendrá dificultades en la  aportación de recursos.

 

El petróleo que entre los años 2008 y 2011 representaba el 33% del financiamiento del presupuesto del Gobierno Central, en el 2015 quizá represente poco menos del 14% y como el crudo pesa menos en el financiamiento del gasto, habrá que buscar deuda.

 

Esto no es tan sencillo de conseguir en los niveles que el Gobierno necesita, considerando la necesidad de contar con cifras de 8 mil millones de dólares por año para atender 5 mil millones de déficit y otros 3 mil millones de pago de capital; sin embargo y pese a las altas cifras, en los años 2013 y 2014, lo ha conseguido, aunque cada año se le ha ido dificultando más.

 

¿Pero habrá que volver a analizar las cifras presupuestadas?

Habrá que ver si en el 2015, los datos presentados en la proforma por el lado de los ingresos se cumplen y donde claramente tiene dificultades es en los ingresos petroleros, toda vez que presupuestó el barril en 78.70 dólares, cuando los números dicen que el precio  estará por debajo de los 70 dólares.

 

Habrá una reducción de 8 dólares por barril, pero es preciso comparar adecuadamente, que el precio futuro del petróleo será de 70 ó 75 dólares con relación a los costos del 2014, donde se ubicó en 87 dólares. Es preciso mirar la caída contra esas cifras.

 

¿Cuál sería su recepta como experto en finanzas públicas?

Lo primero es tratar de determinar si la caída del precio del crudo es temporal o permanente.

 

Si es temporal habrá que corregir esa caída con endeudamiento, pero si es permanente lo recomendable es reducir el gasto público en lo que respecta a inversiones (obra pública) y regresar a los niveles que teníamos en el tiempo cercano, es decir, no ir a buscar 12% de inversión frente al Producto Interno Bruto (PIB), sino llegar a los  promedios de América Latina, que son del 5%, pero este proceso de reducción no puede ser de un día para otro, porque sería un freno muy grande a la economía.

 

¿Qué papel podría jugar aquí el sector privado local o externo?

Si se determinan los tiempos, habrá la necesidad de incorporar a alguien que sustituya el gasto que no cubre el Gobierno. Ese alguien es el sector privado o la inversión externa, en este último tiene la gran virtud de inyectar dólares frescos a una economía dolarizada.

 

¿Desde el momento en que EE.UU. saca sus propias reservas, estamos frente a una crisis de largo plazo?

Parecería que EE.UU. dijera, que a nivel de 100 dólares por barril es muy rentable explorar una tecnología nueva de extracción, ya no en crudo, sino por líquido a través del rompimiento de piedras que contienen petróleo, con esto encuentra que con ese precio es rentable esa tecnología y se limita a importar por su producción, su abundante reserva y porque Canadá, su vecino, tiene también la misma posibilidad de exportar. Aquí encuentran un piso para el crudo mundial que sería el costo del petróleo americano cuyo precio será a futuro de 50, 60 ó 70 dólares.

 

¿Es probable que este se quede mucho tiempo y que un país como Ecuador se vea ajustado?

Insisto en que la ruta de cara al 2015 sería una disminución del gasto en obra pública,  que se podría compensar con una invitación franca y fuerte al sector privado.

 

¿Pero como incentivamos a los privados y lo externo?

Primero hay que trasmitir la idea de que las condiciones actuales no se van a deteriorar en el futuro y que las reglas del juego no cambiarán de manera constante. De ahí sería eliminar o sustituir el impuesto a la salida de capitales.

 

¿Pero aquello no sería factible porque ese tributo es una fuente de ingreso?

Es mucho mejor decir 5% a la entrada que a la salida, de esa manera saco el temor de que alguien que trae recursos libres, pero cuando está trabajando y quiere sacar la plata al exterior le cae el impuesto de 5%, pero que no sabemos en cuanto se incrementará a futuro, Hay que crear condiciones buenas para los ecuatorianos y para que el resto del mundo aproveche el esquema dolarizado.

 

¿A más del esquema dolarizado, cual es el otro atractivo?

Hay que incentivar inversiones en el campo de las importaciones; sin embargo, esto es complicado porque hoy en día está la dificultad que el dólar se esta apreciando y entonces para exportar a un  mercado europeo o competir con Colombia y Perú con dólar es más complejo, pero hay que apostarle a esa ruta para compensar los dólares que perderíamos en el 2015 por la caída del precio del crudo.

 

¿El Gobierno más bien se abre a mercados poco atractivos?

Esto se da porque el régimen no puede hacer la tarea del sector privado. El no puede decir vayan a negociar a estos países cuando es el mercado privado el que debe tomar la batuta en la búsqueda de nuevos mercados a través de misiones o de alianzas públicas y privadas.

 

¿Los incentivos tributarios plasmados en un proyecto presentado a la Asamblea, como que desalientan al sector productivo?

Las reacciones dicen que incentivos no hay muchos porque como país tenemos más cargas impositivas que nuestros vecinos.

La media de los vecinos es del 32% y el nuestro está arriba del 50% en la carga impositiva, esto hace a Ecuador un destino menos interesante para la inversión.

 

¿El turismo puede ser una fuente que permita encarar la crisis?

Todo aquello que signifique generación de divisas de exportación debe ser empujado fuertemente y el turismo es uno de ellos como fuente adicional de recursos, es como si estuviéramos exportando, por eso se debe diversificar la oferta exportable porque el petróleo lo exportamos en un 55%, el banano en el 10%, camarón 10% y flores 7%, solo en estos 4 productos tenemos un 80% de nuestras exportaciones, lo que quiere decir que existe una gama enorme de productos que necesitan ser empujados.

 

¿La economía requiere mayor tranquilidad en vez de una mayor acción política?

A veces sí y sobre todo en momentos de la caída del precio del petróleo, de restricciones naturales a las importaciones, incluso, en esta parte es momento que el Gobierno diga que el 2015, será un año con menos liquidez, de balanza comercial no petrolera deficitaria más bajo en relación a todos los años del Gobierno.

Creo que es preciso liberar las  restricciones y sentarnos a analizar si esas medidas fueron adecuadas o no, es decir, hay que abandonar el tema ideológico y pasar a lo empresarial y comercial

 

“Sí la crisis del 2015 no se detiene en marzo, habrá que analizar el caso”, expresó el exministro de Finanzas.

Frases

“Si el Gobierno visualiza la crisis como permanente, el diálogo es una ruta para una posible solución”.

 

“Si uno mira el gasto burocrático frente al PIB hoy es bastante similar en épocas de inicio del régimen, por ahí no van los ajustes”.

 

“Es momento de sentarse a analizar como están las empresas y desempolvar los balances del 2009, porque la baja petrolera es similar a las del 2008”.