Inicio Destacadas Daniel Noboa, el candidato presidencial por Ecuador con mayores opciones este 2023

Daniel Noboa, el candidato presidencial por Ecuador con mayores opciones este 2023

1178
0
Daniel Noboa Azín es el primer candidato presidencial oficialmente inscrito para los comicios anticipados del 2023. Corre bajo el paraguas de la alianza del movimiento Pueblo, Igualdad y Democracia (PID), lista 4, y movimiento Verde Ético Revolucionario y Democrático (Mover), lista 35.
Daniel Noboa, el candidato presidencial por Ecuador con mayores opciones este 2023

Es el hijo mayor del empresario y cinco veces candidato presidencial Álvaro Noboa y la médica y exdiputada Anabella Azín, a quienes dice admirar. Pero él comenta que quiere forjarse su propia carrera política a pulso.

Noboa fue parte de la Asamblea Nacional disuelta con la muerte cruzada. Su primera acción de llegar a la Presidencia será convocar a una consulta popular para reformar algunos temas de la Constitución, señala a diario EL UNIVERSO.

¿Cómo surgió su intención de ser candidato presidencial ahora y no en el 2025?

El momento perfecto es nunca, si no, pregúntele a Otto Sonnenholzner, que en las elecciones pasadas pudo ser su momento y ahora tiene mucho menos chance y aun así se está lanzando. Creo que este es el momento para mí, también por la gran necesidad y urgencia que tiene el país de que las cosas cambien. Me siento preparado, aparte de mi formación académica, mis maestrías en Administración Pública y en Comunicación y Gobernanza, quería algo de experiencia en la Asamblea, mi idea nunca fue estar más de un periodo. Fui presidente de una comisión, metimos once leyes, pero creo que esa Asamblea estaba sentenciada desde el inicio cuando el Ejecutivo rompió todos los acuerdos. Mi idea es servir, me motiva que este país tenga mejores días.

¿Por qué no pensó en quedarse más de un periodo como legislador?

Quería hacer las cosas bien, como pocos asambleístas, y quería entender la parte legislativa antes de la carrera hacia el Ejecutivo. Y ya entendiendo los errores que se cometen, las fallas de la relación Ejecutivo-Legislativo, creo que es un buen momento para ser candidato a la Presidencia.

Entonces su objetivo siempre ha sido la Presidencia.

Mi interés siempre ha sido servir, y el puesto de mayor servicio es la Presidencia de la República.

Desde niño usted vivió entre campañas electorales porque su padre fue candidato cinco veces. ¿No le parece que la política es ingrata?

Sí, es ingrata, de frágil memoria, pero yo no hago las cosas para que me aplaudan o me lancen flores. Lo hago porque tengo la convicción de que se pueden cambiar las cosas, y creo que hay que intentarlo, joven, en el momento adecuado, cuando se tiene energía para hacer campaña, cuando hay conexión con la juventud que está abandonada: el 45 % de los jóvenes menores de 29 años está entre el empleo y subempleo. Es un momento histórico en el que los valientes darán un paso hacia adelante.

¿Qué piensa hacer para que su carrera política no esté a la sombra de la de su papá, que no se diga siempre que usted es “el hijo de” Álvaro Noboa?

Siempre dirán que soy “el hijo de Álvaro y de Anabella”, porque recuerde que mi madre le ganó a León Febres-Cordero (en las elecciones de diputados en Guayas del 2006). Tengo dos padres que han servido y siempre me asociarán con ellos. Pero esto lo haré de la misma forma que he hecho todo en mi vida, me he ganado mis puestos de trabajo, me he ganado el ingreso a las universidades en las que he estudiado. Creo que esas ganas, esa perseverancia, la puedo aplicar en la política para llegar al éxito.

Su padre anunció una precandidatura presidencial, ¿qué pasó?

Creo que lo que quería mencionar es su interés de servir. A veces se comunica bien, a veces se comunica mal, como todo el mundo. Yo le tengo amor y admiración a mi padre.

¿No va a ser candidato entonces?

Yo estoy inscrito, él no está inscrito. Saque sus conclusiones.

Usted se inscribió por una alianza entre los movimientos PID y Mover. ¿Cómo se dieron los acercamientos?

La idea era formar un movimiento nacional, estamos recogiendo firmas para ello, es ADN. Invité a varias organizaciones, pero se necesitaban mínimo dos para conformar una alianza, que se llamará así: ADN. La 4 y la 35 decidieron apoyarme y estoy agradecido con ellos, pero también tenemos alianzas en provincias con más movimientos para las listas de asambleístas en El Oro, Manabí, Santa Elena… con grupos sociales, gremios, movimientos ecologistas, humanistas.

En cada elección asoman estos partidos que no tienen candidatos propios. Se les llama “de alquiler” porque se acercan a figuras que a su vez no tienen partidos y las apoyan a cambio de algo. ¿Es su caso?

Algunos partidos buscan apoyar a alguien, primero, porque creen en él y, segundo, por sobrevivencia. Y eso no pasa solo con los partidos pequeños. Mire al PSC (que apoya a Jan Topic), lo que busca es sobrevivir, y han puesto a una figura totalmente ajena a ellos; la ID dice que va a apoyar a Otto… Y Yaku Pérez…

Yaku, en cambio, no tiene partido…

Sí, él se ha aliado con Democracia Sí, Unidad Popular, el partido Socialista, que son partidos que están casi con tarjeta amarilla. Así es la democracia ecuatoriana, y esta estructura lo complica todo para los candidatos independientes que queremos lanzarnos; y, asimismo, los grandes partidos exigen todo: dinero, ponen los candidatos a asambleístas, la línea gráfica, de discurso, todo…

Pero un partido que no tiene candidatos propios no tiene razón de existir porque se supone que son los instrumentos de la democracia…

Correcto, y todo esto hace más difícil la creación de un nuevo movimiento, cada vez es más difícil recoger firmas…

Es que hay demasiados partidos y movimientos y eso dispersa el voto…

Estoy de acuerdo, especialmente con la nueva norma para las alianzas. Antes pasaba, lo cual era lógico, que cuando se iba en alianzas se dividía la votación en partes proporcionales. Si eran dos grupos y sacaban el 10 %, se dividían 5 % para uno y 5 % para el otro. Ahora el voto es entero para todos, entonces, si había una alianza que parecía número de teléfono entre diez partidos, el 10 % les valía a todos, ahí empieza el desmadre porque luego se vuelve complicado asignar los fondos partidarios. Claro, eso a mí no me afecta porque yo no estoy aquí por dinero, yo hago esta campaña con mis propios recursos y gente que me quiera apoyar…

¿Cuáles son los ejes de su plan de trabajo?

Primero, necesitamos una consulta popular en los primeros 90 días en los que se reformen puntos de la Constitución rápidamente; una constituyente se demora mucho tiempo, la Asamblea más.

¿Qué temas son urgentes?

Sistema judicial: protección a fiscales y jueces honestos, los corruptos que se vayan a la cárcel 30 años; que exista bien determinado el rol de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcoterrorismo en el cual vivimos en el país; y hay que trabajar duro para cortarles las fuentes de ingreso al narcoterrorismo, y eso se lo hace con más control en las fronteras con Colombia y con Perú y en los puertos, porque hoy en día ser exportador en el país se ha vuelto un deporte extremo.

¿Qué otros temas planteará?

El plan Nueva Semilla, para que pequeños y medianos productores puedan cambiar de productos. Hay muchos maiceros en zonas malas para maíz, hay demasiados arroceros en zonas de alto riesgo. Es momento de que el Estado los asista con estudios de suelo, climáticos, de demanda internacional, y financiarles el cambio de productos con sobreoferta y con los que pierde plata por unos con demanda y con ingresos sostenibles.

Otro tema es el Decreto Juventud, uno de los primeros decretos que vamos a implementar en la Presidencia. Aparte de las oportunidades que vamos a crear hay que revisar las que ya hay. Según el INEC, unos 350.000 empleos los da el Ejecutivo; de esos, el 30 % se lo vamos a dar a menores de 29 años, 50 % hombres y 50 % mujeres, será una política de Estado de contratación.

También se necesita una reforma tributaria en la cual el que menos gana paga menos y el que más gana paga más como personas, pero que exista una separación entre impuestos a personas e impuestos a compañías, porque si queremos generar inversión extranjera, competitividad, debemos dar un monto de impuestos competitivos y ciertos beneficios ligados a la contratación.

Haremos una reforma en educación con la creación de Centros de Desarrollo de Carreras, tenemos que educar para emplear y dar un sustento de vida a las personas, ahora el 70 % de los estudiantes de las universidades del Estado no consigue empleo en los primeros nueve meses, la gente le está perdiendo fe a estudiar. Estos centros también serán política de Estado, acompañarán al estudiante en el primer año de la universidad, conseguir pasantías pagadas y en el último año conseguirle un empleo.

Usted habla de una reforma tributaria que debe pasar por la Asamblea. Usted quizás no tenga una mayoría parlamentaria y ya sabemos cómo puede actuar la oposición política. ¿Cómo va a trabajar con los nuevos legisladores?

Si no la tenemos, hay que trabajarla para tenerla. Hay que hacer el trabajo político. Primero, no hay que pelearse con los aliados el primer día; segundo, cumplir lo único que vale en política: la palabra. Yo estoy convencido de que tendremos un bloque importante en la Asamblea. Se puede trabajar en los mecanismos con los que se presiona a la Asamblea, como mandar leyes económico-urgentes todos los meses, tiene 30 días para trabajar, reformas pequeñas, no leyes de 280 artículos, se van teniendo pequeñas victorias. Y otra cosa importantísima: en mi comisión hicimos once leyes, ¿adivine cuántas tienen reglamento? Ninguna. ¿Cómo se puede aplicar una ley sin reglamento? Si tenemos un Ejecutivo que no le da la gana de jugar el juego político con la Asamblea, nada funciona.

¿Y qué cambios de fondo se puede hacer en 18 meses?

Se pueden hacer las reformas base el primer año; luego, la persona que esté sentada ahí, que seguro seré yo, puede buscar la reelección, podrá seguir trabajando cuatro años más.

¿Cómo se han estructurado las listas de legisladores con las agrupaciones de la alianza?

Valentina Centeno va a encabezar la lista de asambleístas nacionales; Esteban Chirola encabeza la lista en El Oro; a Santos, Xavier Santos, en el sur de Manabí. Jonathan Parra, en el distrito 3 de Guayas; Eckener Recalde, en el sur de Quito, y así hay varios nombres de líderes.

Hay muchos candidatos de la tendencia de derecha, está muy dispersa… Están usted, Otto Sonnenholzner, Eduardo Maruri, Jan Topic…

A ver, no, déjeme corregirle. ¿Quién fue el candidato de la derecha en 1998? Jamil Mahuad, de la DP. ¿Quién fue el candidato del progresismo? Álvaro Noboa, PRE-APRE-CFP-movimiento indígena. En 2002, ¿quién fue el candidato de la derecha? Lucio Gutiérrez, era un reformista de derecha, militar, y el candidato del progresismo era Noboa. En el 2006, comparado con Rafael Correa, Noboa era de derecha… Pero mi voto no es de derecha, es de centro y centroizquierda. Lo dicen los números y la historia, el resto es solo el tuitero de Samborondón que dice: “No puede ser, qué horror, deben juntarse todos los de derecha: Otto, Noboa…”, ese nunca votó por mi papá ni votará por mí. ¿Cuándo votó el PSC por Noboa? Y siempre ha habido el candidato lógico, que es el más preparado, y el resto son solo bobos, ese fue por ejemplo León Roldós en el 2006, y quedó cuarto. Otto es el León Roldós del 2023…

¿Se considera de centroizquierda?

Yo creo en la libre empresa, pero también creo en la responsabilidad social. También creo en el cuidado del medioambiente, en que se respeten los derechos de las personas, los derechos humanos básicos.

¿Y eso qué es?

Yo no soy un fusilero ni he firmado la carta de Madrid. Esos sí son de derecha. ¿Sabe quién firmó la carta de Madrid? Otto. Y Topic es el fusilero. Yo no estoy ahí. (I)