Inicio Destacadas La Marina investiga el retiro de visas a varios de sus altos...

La Marina investiga el retiro de visas a varios de sus altos oficiales

194
0

El comandante de la Armada, John Merlo, pidió que los capitanes de navío informen si Estados Unidos les ha retirado la visa.

El contralmirante James A. Aiken, de la Armada de Estados Unidos, se reunió con el comandante de la Marina, John Merlo, en Quito, para fortalecer la cooperación interinstitucional.

El retiro de las visas de Estados Unidos generó un remezón en las Fuerzas Armadas, que emprendieron acciones a distinto nivel.

A pocos días de tomar el timón de la Marina, el contralmirante John Merlo, envió en agosto de 2022 un comunicado a las distintas jefaturas pidiéndoles que solicitaran a todos los capitanes de navío la siguiente información.

  1. Tienen o no visa tipo B1/B2 de Estados Unidos y remitir una copia.
  2. Si han realizado trámites de solicitud o renovación del visado, en los últimos cuatro años.
  3. Si les han negado el visado.
  4. Y si les han comunicado el retiro de la visa.

Los oficiales debían entregar la información hasta el 30 de agosto.

Consultado por PRIMICIAS, el comandante Merlo informó que están analizando los reportes de los oficiales, luego de lo cual los remitirán al consulado de Estados Unidos, a través de la Cancillería, para iniciar la verificación.

“Apenas llegué al comando, pedí que los 104 capitanes de navío (entre oficiales de arma, técnicos, de servicios y especialistas) informen si les han sido o no retiradas sus visas (a Estados Unudos, ndr)”.

Y agrega que ya recibió “respuesta y estamos procesando esa información que haré llegar al Ministerio de Defensa, si existieran novedades”.

El actual Comandante llegó al cargo el 21 de agosto de 2022, en medio de la crisis que enfrentó su antecesor, Brumel Vásquez.

A pocos días de su nombramiento se hizo pública la detención de ocho marinos, que luego de participar en un operativo antinarcóticos en Galápagos, se robaron cuatro de los 560 kilos de cocaína incautados y los ocultaron en una nave de la Marina.

Otro factor que pesó en la salida de Vásquez, según fuentes de Carondelet, fue la sospecha de que Estados Unidos había retirado la visa a altos oficiales de la Marina, sin que existiera la suficiente diligencia para investigar los porqués.

Para entonces, el embajador de Estados Unidos, Michael Fitzpatrick, había declarado a la prensa que decenas de funcionarios, abogados, políticos y oficiales de la Policía y Fuerzas Armadas habían perdido sus visas por indicios de corrupción.

En ese contexto, mientras estaba al frente de la Armada, Vázquez también inició una investigación interna: pidió a todos los almirantes de la época que informaran oficialmente si tuvieron algún problema con el retiro o suspensión de visas de Estados Unidos.

“Eso lo tengo por escrito, fue remitido al Ministerio de Defensa y haremos ese trámite a través de Cancillería para informar a la Embajada de que no existe ningún almirante al que se le haya retirado la visa. Ellos sabrán si nos responden si hay diferencias con la información que tienen”, añadió.

El objetivo de este procedimiento es contrastar la información remitida por los altos oficiales (almirantes y capitanes de navío) con datos de Estados Unidos, establecer posibles contradicciones y abrir procesos internos disciplinarios, llegado el caso.

Asuntos internos

La crisis de los visados, así como la participación y captura de militares vinculados al crimen organizado y los casos de corrupción, también detonaron otro cambio en Fuerzas Armadas: la creación de departamentos de Asuntos Internos.

El ministro de Defensa, Luis Lara, confirmó a Primicias que los comandantes del Ejército, Marina y Aviación están avanzando en la implementación de esos departamentos desde hace varios meses.

Hasta el momento en Fuerzas Armadas solo operan las Inspectorías que se encargan, sobre todo, de investigar faltas administrativas e imponer sanciones en este campo.

El proceso de diseño de las nuevas unidades también es supervigilado por el Comando Conjunto, liderado por el general Nelson Proaño.

Esa decisión se toma luego de una serie de irregularidades y de casos de corrupción que salieron a la luz desde el año pasado, en el contexto del aumento vertiginoso de las actividades del narcotráfico en Ecuador.

Misteriosa destrucción del radar

Uno de los casos fue la misteriosa destrucción del radar antinarcóticos de Montecristi, instalado por la Fuerza Aérea en la costera provincia de Manabí, para controlar avionetas que ingresan y salen del país con cargamentos de cocaína.

Más de 20 uniformados son investigados por este caso y enfrentan procesos disciplinarios internos, mientras la Fiscalía también lleva adelante su investigación, que no descarta que el radar fuera destruido con la complicidad de uniformados.

Otro escándalo es la millonaria captación ilegal de dinero que realizaba el cabo Miguel Ángel Nazareno, Don Naza, en el club de clases y policías de Quevedo.

Aunque ‘Don Naza’ operaba desde 2017 y era militar de inteligencia en servicio activo, ninguno de sus superiores alertó sobre sus actividades ilícitas. ‘Don Naza’ fue asesinado en abril de 2022.

“En la Armada empezamos en septiembre un taller con capitanes de navío y almirantes para hacer un diagnóstico, el nivel de la problemática y las zonas más críticas, en el actual entorno de la amenaza del narcotráfico, para elaborar un plan que nos permita, entre otras cosas, la creación del departamento de Asuntos Internos”, dice el comandante John Merlo.

Del taller saldrá un diagnóstico y luego un plan de acciones. “Así investigaremos directamente al personal y sus posibles riesgos de ser contaminado”, agrega Merlo.

 

https://www.primicias.ec/noticias/en-exclusiva/marina-retiro-visas-oficiales-narcotrafico-ecuador/