Inicio Sociedad Saidel Brito: ‘América Latina existe como un discurso’

Saidel Brito: ‘América Latina existe como un discurso’

383
0

Diferentes momentos de la historia de América Latina confluyen, se superponen y confunden en la obra plástica del artista cubano-ecuatoriano Saidel Brito. La disputa geopolítica fronteriza de los países de la región es tratada de forma ácida en su más reciente serie de pinturas, ‘Carta a Barradas’, que rezuma autocrítica hacia lo que significa ser latinoamericano.

Saidel Brito, artista cubano-ecuatoriano.

¿Usted pudo ser beisbolista?

Me gustaban mucho el béisbol y el básquet; en sexto grado tuve que decidir si iba a la escuela de deportes o entraba a la de artes. Pero la escuela de deportes quedaba más lejos de mi casa. Luego de tres años en la vocacional, tú elegías qué querías seguir y tuve de nuevo la disyuntiva, obtuve uno de los tres cupos de la promoción para la escuela Nacional de Artes. Y de la escuela superior de preparación atlética me llamaron a hacer carrera en el béisbol -jugaba de primera base-. Tuve que volver a decidir, pero fue al revés porque la escuela que me quedaba cerca era la de deportes y la de artes estaba en otra provincia, en La Habana. Me fui a La Habana.

¿Qué tan cierto es eso de que apenas se toma conciencia se busca salir de Cuba?

No lo sé. En mi experiencia nunca quise irme del país, a veces pienso que todavía no quiero irme y ya vivo 23 años fuera. Depende de a qué llames tomar conciencia. A los 17 empecé a tener conciencia crítica, coincidió con la caída del muro de Berlín y la inminente desaparición de la Unión Soviética. En ese momento no solo yo gané conciencia crítica: personas de edades muy variables vieron las cosas desde otra perspectiva.

¿Cómo ve el surgimiento del movimiento San Isidro, disidencia cubana liderada por artistas?

Qué bonito e insólito que un gobierno pueda ser puesto en jaque por los artistas. Me parece de una valentía tremenda que artistas sean capaces de jugarse la vida por una causa. Es un fenómeno sobre el que tenemos muchas expectativas, porque es gente joven que desde el arte genera una remoción de una estructura del poder muy anquilosada, que remece a los administradores de un experimento fallido. Porque los que están lidiando con una realidad tan difícil como la actual en Cuba son administradores que han heredado algo que ellos no construyeron ni idearon. El movimiento está pidiendo cambios.

¿Qué tan factibles son en realidad esos cambios?

Se han dado cambios desde el régimen, pero son cosméticos. No van en sintonía con la transformación del mundo de hoy. Lo atractivo es ver cómo el régimen está a la defensiva, ha perdido la iniciativa por primera vez, está jugando a destiempo. Hay un desfase entre herramientas probadas de una industria de control muy eficiente en el pasado y las nuevas tecnologías, la conectividad, que han generado un cisma en muchos de esos otrora eficientes mecanismos de control estatal. Las del Movimiento San Isidro son voces que el presente y el futuro de Cuba va a escuchar.

¿Cómo asume usted el género de la pintura histórica?

Lo que le resulta extraño a la gente es cómo mi posición es escurridiza, porque el género de la pintura histórica tradicional siempre evidenciaba la posición del autor. Jacques-Louis David, el pintor de la Revolución Francesa, evidenciaba su posición política. A mí me interesa desaparecer ese posicionamiento. Eso me permite poner en disputa pensamientos, ideologías, sucesos ajenos y hasta contrarios.

¿Como en las pinturas más recientes, de ‘Carta a Barradas’?

Cuando me encuentro con estas cartas y el largo epistolario entre Joaquín Torres García y su amigo Rafael Barradas me impactaron sus reflexiones. Los dos eran uruguayos, viviendo uno en Barcelona y el otro en Madrid, se cuestionaban su propia producción artística, sin plena conciencia de lo significativa que iba a ser para el arte de la región. Su postura -sobre todo la de Torres García- es de descrédito y cuestionamiento radical hacia lo que es América Latina, desmonta ese discurso grandilocuente sobre la región, tan manoseado políticamente y que está presente también como una pose académica.

La frase de Torres sobre una América Latina de gente ‘floja, apática y romántica’ es lapidaria.

Esas críticas conectan con epistolarios de próceres de América Latina, entre ellos Sucre y Bolívar. El pensamiento estético fundacional del arte latinoamericano moderno y el pensamiento político fundacional de la región tenían puntos de contacto, a un siglo de distancia entre ellos. Mi reflexión puede ser más radical: a veces creo que América Latina no existe.

¿Por qué?

Me parece que América Latina existe solo a nivel discursivo. Cuando digo que existe solo como enunciado y discurso es porque hay un romanticismo detrás de la declaración de América Latina, una gran ingenuidad. Veo tantas diferencias, independientemente de las coincidencias que están ahí, tanta distancia con relación al bien común, entre clases sociales, entre países tan cercanos, entre regiones de un mismo país, luchas intestinas heredadas. Tanta dificultad para construir incluso relatos compartidos… La cita de Torres García de hace 100 años resulta escandalosamente inteligente. Decir eso fue un despropósito tan preciso…

El estereotipo del latino es el de alguien pasional y alegre. ¿Debajo hay un iceberg de apatía?

En el trópico quizás se es apático frente a la cultura del ahorro, a una cultura del progreso o de la inversión… Pero en general puedo leer una apatía frente al cumplimiento de la ley, al respeto del espacio del otro, frente a ponernos de acuerdo en ciertos códigos y cumplirlos, que esos pactos sociales puedan ser a largo plazo y puedan ser un punto de convergencia. No quiere decir que eso solo ocurre en nuestra región, pero hay culturas que son más proclives a la responsabilidad individual frente a lo colectivo, a la tolerancia e incluso a la administración de la libertad.

Trayectoria

Es originario de Matanzas (Cuba). Desde 1998 reside en Ecuador y es ecuatoriano por naturalización. Obtuvo el primer premio de la X Bienal de Cuenca. Fue cofundador del ITAE y es docente de la Universidad de las Artes (UArtes) en Guayaquil.

https://www.elcomercio.com/tendencias/entretenimiento/saidel-brito-america-latina-discurso.html