Inicio Destacadas Con trituradoras, personal de Petroamazonas destruyó 163 carpetas de documentos sensibles, un...

Con trituradoras, personal de Petroamazonas destruyó 163 carpetas de documentos sensibles, un día antes de la fusión

386
0

Con varias trituradoras de papel, personal administrativo de la ex Petroamazonas (ahora absorbida por Petroecuador) destruyó el 6 de enero pasado documentación sensible, entre la cual había informes confidenciales y reservados del directorio de la empresa. La documentación, que había estado archivada en el quinto piso del edificio Covidal (República y Teresa de Cepeda), constaba en 163 carpetas y correspondían al periodo 2008-2017.

Con trituradoras, personal de Petroamazonas destruyó 163 carpetas de documentos sensibles, un día antes de la fusión

El hecho, que se considera un delito de “destrucción de registros”, ya está en manos de la Fiscalía, pues Hugo Tapia Gómez, en calidad de procurador judicial de Gonzalo Maldonado, gerente general (s) de EP Petroecuador, puso la denuncia el 1 de febrero pasado.

Los documentos fueron hechos públicos por el asambleísta electo Fernando Villavicencio, quien alertó que se ha destruido el archivo físico original del Directorio de Petroamazonas que va del 2008 al 2017. “Esta es una acción de terrorismo en contra del Estado para encubrir la corrupción y los negociados en los campos petroleros durante el correísmo”, dijo.

El presunto delito se habría consumado el 6 de enero, justamente un día antes de que el presidente de la República, Lenín Moreno, oficializara el proceso de fusión por absorción que se hiciera por Petroecuador a Petroamazonas, a través del decreto 1221 del 7 de enero de 2021. Una vez fusionadas, Petroecuador envía a sus delegados a levantar la información y se descubre la desaparición de los archivos.

Así, según la denuncia, el 21 de enero pasado se comprobó que toda la documentación que constaba en 163 carpetas desde el 2008 al 2017 había desaparecido. “Estas carpetas debían contener las actas del directorio, así como la documentación correspondiente a los puntos del orden del día tratado en las distintas sesiones del cuerpo colegiado durante los años señalados. Nombramientos, oficios, memorandos e informes del señor gerente general”. También había “delegaciones, correspondencia entrante y saliente, actas de la Junta General Extraordinaria de Accionistas de la compañía, resoluciones, documentos denominados confidenciales y reservados.

De las averiguaciones que se hizo, se conoció que dos empleadas administrativas habían procedido a la destrucción de los expedientes, “razón por la cual no es posible que la Secretaría del Directorio de la EP Petroecuador custodie dichos expedientes”.

La única explicación que existe es un correo electrónico, de fecha 6 de enero, enviado por la asistente de la Gerencia General de Petroamazonas, remitido al especialista en control de documentos y con copia a la asistente administrativa y al jefe de seguridad, en el que solicita con las debidas precauciones del caso que “ingresen todas las trituradoras a fin de destruir los documentos que se encuentren en el piso 5 (gerencia general)”. La asistente de gerencia pide en el e-mail al jefe de seguridad “brindar las facilidades para el cumplimiento de lo dispuesto por las autoridades”.

De acuerdo con declaraciones de empleados de la petrolera, se conoce que en ese momento el encargado de la gerencia era Franklin Paredes, el último gerente de Petroamazonas. Este Diario contactó al exgerente, pero al ser consultado sobre si dio la orden y sus motivos, explicó que no podía dar declaraciones al respecto.

De acuerdo con Miguel Robalino, experto en temas petroleros, es necesario realizar la investigación respectiva y determinar cómo fue el proceso que debe constar por escrito, respaldado en comunicaciones. Deben conocerse los argumentos legales, si se ha cumplido toda la normativa o ha sido un tema discrecional.

Por su parte, Henry Llanes, exsindicalista petrolero, comentó que es una locura haber destruido la documentación sensible, con temas reservados y confidenciales. Para Llanes sería una manera de cubrir una serie de irregularidades que se dieron en los años del correísmo, tanto en contratos como en malos manejos técnicos en los campos.

Citó como parte de la Ley de Servicio Público que el servidor está obligado a “custodiar y cuidar la documentación e información que, por razón de su empleo, cargo o comisión tenga bajo su responsabilidad e impedir o evitar su uso indebido, sustracción, ocultamiento o inutilización”. También existe una norma para el manejo documental de entidades de la administración pública. En esta se habla de que, tras la custodia y archivo de documentos, estos pueden pasar a un archivo central, debidamente documentado. Además dice que se deben custodiar y mantener en forma separada y bajo resguardo especial los expedientes que contienen información reservada y/o confidencial.

Existe en la norma de empresas públicas otro tema relacionado, que indica que para la conservación de archivos las empresas públicas y demás entidades del sector público podrán usar el procedimiento de grabación en sistemas de microfilmación, magneto-ópticos u ópticos. También que, “dependiendo de su naturaleza”, podrán ser incinerados o destruidos. En todo caso, indica que “la copia auténtica de un documento grabado en medios de microfilmación, magneto-ópticos u ópticos tendrá el mismo valor probatorio que el original”. (I)

https://www.eluniverso.com/noticias/economia/denuncia-destruccion-documentos-petroamazonas-petroecuador-fusion-marzo-2021-nota/