Inicio Sociedad Familias aún buscan a sus parientes, un mes después

Familias aún buscan a sus parientes, un mes después

105
0

El sepelio de Jorge Mejía Vera fue rápido. No hubo flores ni serenata ni misa. El pequeño cofre, que contenía sus restos, pasó directamente del crematorio a un nicho del Cementerio General de Guayaquil. Su hijo Eddy dice que apenas pudo despedirse de su padre, de 50 años. Esperaba ofrecer una misa cuando se cumpliera un mes de su deceso. Hoy se cumple ese plazo, pero el homenaje tendrá que esperar más.

Familias aún buscan a sus parientes, un mes después

El joven aún recuerda el día que su padre murió en su casa. “Fue el 23 de marzo cuando mi papá dejó de respirar. Tenía todos los síntomas del virus. Llamamos a la Policía pero nos decían que teníamos que esperar porque había más muertos en la ciudad”, relata.

Al principio, él y su familia no entendían por qué tardaban tanto en retirar el cuerpo, pero con el paso del tiempo vieron que no eran los únicos que en esas fechas perdieron un ser querido. Su padre fue retirado después de nueve horas y para sepultarlo pasaron tres días.

Desde el lunes el 23 de marzo, las familias empezaron a denunciar el retraso en el levantamientos de cadáveres en Guayaquil. Pero ese fin de semana ya se reportaron muertes en los domicilios. El sistema funerario colapsó. Hubo familias quetuvieron los cuerpos de sus seres queridos hasta siete días dentro de las viviendas. Eso llevó a que los sacaran a las veredas para evitar un foco infeccioso en la casa.

La noche del 23 de marzo también se activó la zona de seguridad especial en Guayas para atender la pandemia en la provincia. 3 300 militares y policías fueron desplegados para realizar controles. Un grupo de este contingente también colaboró en las tareas de levantamiento de cadáveres.

El 2 de abril, Sebastián Roldán, secretario de la Presidencia, reconoció que “uno de los picos fuertes en Guayaquil fue entre el 17 y el 20 de marzo, de mayor gente en emergencias”.

Las estadísticas del Registro Civil (RC) reflejaron un incremento en las defunciones desde marzo. Ese mes hubo 4 236 fallecidos, mientras que entre el 1 y el 20 de abril se registraron 7 361 decesos. Los dos reportes sobrepasaron el promedio de 2 000 muertes mensuales que tenía la provincia el año pasado.

Un mes después, la realidad en Guayaquil es distinta. La Fuerza de Tarea que activó el presidente Lenín Moreno redujo los tiempos en los levantamientos. Ahora, las personas que fallecen en sus casas son retiradas en menos de seis horas. Sin embargo, la problemática en torno a los fallecidos no ha desaparecido. El drama de las familias se mantiene, pero ahora se vive fuera de las morgues de los hospitales.

Hasta ayer 22 de abril del 2020, las personas reclamaban los cuerpos de sus parientes. Narcisa Alvarado lleva 20 días buscando los restos de su madre en el hospital del Guasmo Sur. Su progenitora falleció ahí el 30 de marzo. “Hemos estado todos los días fuera de la morgue. No hemos comido, hemos soportado sol, lluvia y nada que me entregan a mi madre”, contó ayer.

Otro aspecto que genera angustia es no saber con certeza la causa de la muerte de sus seres queridos. Narcisa cuenta que en el acta de defunción de su madre dice que fue por covid-19. Pero ella no entiende cómo los médicos llegaron a esa conclusión si nunca le hicieron una prueba. Eddy también tiene una duda parecida. En su caso, los forenses le dijeron que su padre falleció por un paro respiratorio, pero él cree que tenía coronavirus.

La emergencia sanitaria en el país generó cambios en los procesos para registrar las muertes. Autoridades del Ministerio de Salud han indicado que se implementó la ‘autopsia verbal’. Este proceso consta de una entrevista con los parientes de la víctima y según los síntomas que tuvo se puede presumir la causa del deceso.

El director nacional del RC, Vicente Taiano, dijo a este Diario que entre las principales causas de muerte que ha observado en los reportes de marzo y abril están covid-19, presunto covid-19, muertes naturales y enfermedades respiratorias. Otro hecho es la disminución del número de decesos diarios en abril, en Guayas.

La vicedefensora del Pueblo en la provincia, Zaida Rovira, señala que se ha cometido una serie de vulneraciones de derechos humanos contra las familias de los fallecidos. Entre los más graves están la falta de atención médica, el retraso en el levantamiento de cadáveres, la identificación idónea en las morgues y la falta de información del destino final de los cuerpos a sus deudos.

Jorge Wated, encargado de la Fuerza de Tarea, dijo que las familias sí tienen acceso a la ubicación de las tumbas. El Gobierno ha realizado ya más de 1 000 inhumaciones.

https://www.elcomercio.com/actualidad/familias-buscan-parientes-guayaquil-coronavirus.html