Inicio Sociedad La historia del ‘Spiderman’ ecuatoriano que llegó al corazón del pueblo chileno

La historia del ‘Spiderman’ ecuatoriano que llegó al corazón del pueblo chileno

33
0

Renato Avilés es un bailarín guayaquileño, de 34 años, que vive en Santiago de Chile desde el 2001. En ese año, él viajó al país de la estrella solitaria para participar como jurado en un campeonato de danza. Tras finalizar el torneo, decidió radicarse allí definitivamente.

La historia del ‘Spiderman’ ecuatoriano que llegó al corazón del pueblo chileno

“Me encontré con un país que, en comparación al Guayaquil de antes, era muy tranquilo. En mi tierra había mucha delincuencia con las pandillas, las denominadas naciones… Llegar a un lugar y encontrarme con esa paz con poca delincuencia, sin tantas muertes por robos, hizo que me quede”, recordó en una entrevista telefónica con este Diario.

Asegura que ya era un artista connotado cuando arribó a Santiago. Por eso, consiguió trabajo rápidamente como docente en un instituto en donde laboró por más de 10 años. Luego se dedicó a producir eventos pequeños y otras actividades.

“En un momento dejé de dar clases porque me encontraba en un círculo que no podía salir, me sentía aburrido. Me quedé cesante por voluntad propia hasta encontrarme a mí mismo y tomar un rumbo. Justo en ese momento me enteré que iba a ser papá y necesitaba trabajar urgente”.

Antes, él ya había analizado laborar como artista en las calles. Quería presentarse como un personaje pintoresco, coloquial y decidió disfrazarse para darle vida a su personaje, el Estúpido y Sensual Spiderman. “Al principio, la gente me decía ridículo, búscate un trabajo normal.

No les gustaba, pero yo creía en lo que estaba haciendo”. Tres meses después comenzó a irle mejor y al sexto mes se convirtió en un personaje conocido en las calles y avenidas de la capital chilena.

Su fama subió como la espuma hace un año y medio cuando se viralizó un video grabado en el Metro de Santiago, en el que aparece bailando ante la mirada de los pasajeros, quienes se ríen al observar sus sensuales y jocosos movimientos. “Muchos famosos lo subieron a sus redes sociales como Daddy Yankee, Marcelo Tinelli, Olga Tañón, Omar Chaparro.

Me llamaron de Europa para trabajar, pero solo acepté una invitación a México el año pasado y volví inmediatamente a Chile”. Asegura que a su hijo Javier, de cuatro años, lo ve casi todos los días y no lo puede dejar solo mucho tiempo porque se pone muy triste.

Por eso todavía no ha dado el salto al Viejo Continente. En la actualidad, Avilés y su personaje son muy queridos en el país austral, pero le extraña que en Ecuador no sea conocido. Más cuando el 15 agosto de este año, él ayudó a detener a un hombre que le había robado el teléfono celular a una mujer que caminaba en plena Alameda de Santiago de Chile.

El video de ese hecho se difundió masivamente en las redes sociales. En las imágenes se observa al ‘Spiderman criollo’ persiguiendo a un hombre, corriendo a toda velocidad por una calle céntrica del barrio Nueva York. Luego, ayuda a la víctima a encarar al responsable y retenerlo.

En una entrevista con el medio Tele 13, Avilés contó que, mientras buscaba un lugar para grabar uno de sus videos escuchó que una joven pedía auxilio desesperadamente. Sintió impotencia al ver que nadie la ayudó y decidió perseguir al sospechoso.

En esos momentos, él se imaginó que ella pudiera su hermana o un ser querido. “Ver que nadie la ayudaba me dio impotencia”. Corrió cinco cuadras hasta neutralizar al sospechoso sin violencia.

Protegió su identidad y de la víctima. No dejó sola a la chica hasta que llegaran los carabineros, tampoco grabó los rostros de los implicados. Horas después, la joven le agradeció por redes sociales.

“¡Muchísimas gracias por ayudarme ese día! Especialmente por acompañarme y no dejarme sola hasta poder hacer la denuncia. Te involucraste para ayudarme sin interés. Eres un grande”. El celular no fue recuperado, pero al menos se logró presentar la denuncia y detener a uno de los sospechosos de ese hecho. Otros dos lograron escapar. Ahora, el Spiderman ecuatoriano casi no sale a bailar en la calle y se dedica más a producir videos para sus cuentas de redes sociales.

Otra de sus facetas es dar presentaciones artísticas para niños en estado de vulnerabilidad en diferentes puntos de Chile. Por ejemplo, en agosto de este año, estuvo en un campamento de infantes refugiados venezolanos en Tacna, frontera con Perú.

Asimismo, el superhéroe salió a las protestas de los últimos días. En un video se lo observa colgado en un poste, con una bandera de Chile y bailando. Debajo hay miles de personas en Plaza Italia.

“La gente me quiere, he participado en las movilizaciones, pero no de lleno porque ellos exigen sus derechos y mis videos sobrepasaban el objetivo de la marcha, los reclamos principales”.

Avilés vive feliz en Chile y su familia en Ecuador mira de cerca lo que hace. Sus padres se enteraron de lo que su hijo hacía recién el año anterior. “Vieron un video de un Spiderman bailando y me dijeron ‘eres tú’ porque conocen mi forma de moverme, les dije que sí.

Leyeron mi historia y están muy orgullosos de mí”. Cada dos años vuelve a Guayaquil para visitar a su familia. Ahora, su objetivo es divertir al público con su personaje y continuar con la labor social.

También seguir con sus mensajes en los que promueve el respeto y cuidado al medio ambiente. En uno de sus videos, Avilés baja a las orillas del río Mapocho y recoge la basura con un grupo de jóvenes. “Ojalá que la gente que pasa por el puente de la paz no arroje los desperdicios. Conciencia por favor”, reclama.

https://www.elcomercio.com/actualidad/historia-spiderman-ecuatoriano-corazon-chile.html