Inicio Redacción Dinero de Odebrecht para pagar coimas se movilizó en blindados

Dinero de Odebrecht para pagar coimas se movilizó en blindados

114
0

La investigación fiscal sobre la trama de corrupción de Odebrecht arroja más datos. Según información judicial revisada por este Diario, USD 14,5 millones para pagar sobornos se movieron en efectivo a través de blindados que circularon en Quito y Guayaquil.

En estas ciudades funcionaban las oficinas de la constructora brasileña y las empresas Diacelec y Conacero, ahora procesadas por lavado de activos. De acuerdo con las investigaciones, los USD 14,5 millones provenían de dos cuentas bancarias que Diacelec no reportó a la Fiscalía.

Esta compañía fue constituida en 1987 en Quito, para la comercialización de materiales de construcción; su principal accionista es Édgar Arias. Él fue sentenciado en diciembre del 2017 a seis años de prisión por asociación ilícita, junto con el exvicepresidente Glas.

14 meses después de este fallo, el uso de los blindados es investigado por la Fiscalía en un caso por supuesto lavado. En este proceso, Arias está señalado como el supuesto autor de una red que blanqueaba dinero ilegal. La Fiscalía dice que en este ilícito también participaron su esposa (accionista de Conacero), su hijo, un socio y dos contadoras.

En una audiencia del pasado 15 de febrero, la jueza Ximena Rodríguez llamó a juicio a todos por el delito de lavado. En ese expediente se indica que Diacelec facilitó el flujo de dinero en efectivo que el antiguo representante de Odebrecht en Ecuador, José Conceição Santos, necesitaba para pagar sobornos a exfuncionarios públicos.

Según Santos, usó USD 2,4 millones que Diacelec le proporcionó en fajos de billetes para pagar al excontralor Carlos Pólit. Las entregas se hicieron en una suite, en el norte de Quito. A pocos metros, en el octavo piso de un edificio (oficina 406) estaba una sucursal de Odebrecht.

Esa última dirección fue registrada en las bitácoras de los viajes que hicieron los vehículos blindados. Otra dirección consignada es la oficina de Odebrecht en Guayaquil, ubicada en un centro comercial. Allí ingresaron USD 4,3 millones en efectivo.

Los empleados de Odebrecht recordaron que esos fajos de billetes entraban a las oficinas en maletas, que eran llevadas por guardias armados. Los funcionarios dijeron a los investigadores que el dinero era entregado a Santos, quien lo guardaba en cajas fuertes o lo llevaba a su suite. Dijeron no saber más detalles.

En ese servicio de blindados también se movieron USD 9 millones que fueron entregados a un socio de Arias y USD 355 000 más, a una contadora. Para movilizar estos recursos sin levantar alertas, la Fiscalía sostiene que Arias usó otra de sus empresas: Columbia Management, constituida en Panamá en el 2007.

En tres asistencias penales que ese país remitió al Ecuador se explica que entre el 2010 y el 2016, en total la constructora transfirió USD 47 millones a Columbia Management. Las consignaciones fueron ordenadas desde las ‘offshores’ Constructora Internacional del Sur, Select Engineering Consulting, Klienfield, Innovation y en el Meinl Bank. La mayor parte del dinero quedó en Panamá.

Por eso, allí también es investigada Columbia Management, por posible blanqueo de capitales y por actos de corrupción. En el caso de los USD 14,5 millones, el dinero se consignó en dos cuentas.

Solo Arias, su esposa y su hijo podían ordenar los retiros mediante custodia de blindados y también pagaban por esos servicios especiales. Para la Fiscalía no existe una razón lógica por la que se movieran millones de dólares en efectivo.

La investigadora del caso, Ivonne Proaño, recuerda que las deudas que Diacelec tenía con sus proveedores, los salarios para los empleados y los gastos de operaciones eran cancelados por transferencias bancarias. Mientras que, en caja chica, la empresa disponía de sumas no mayores a USD 300 o 400.

El abogado de Arias, Marcel Ron, dice que el uso de blindados es un servicio lícito y que no hubo nada extraño en eso. Explica que si Diacelec contrató al personal de seguridad para entregar millones de dólares a Odebrecht era porque las dos empresas tenían negocios en la construcción y “había que liquidar los pagos”.

El jurista rechaza que su cliente haya lavado dinero. Según el SRI, Diacelec registró ventas de material de construcción por USD 58 millones, entre el 2012 y 2016. Sin embargo, los investigadores encontraron que en las empresas de Arias se llevaba doble contabilidad.

Unos escritos fueron escondidos en la casa de una contadora de la compañía. Para las autoridades del Gobierno es importante rastrear qué exfuncionarios recibieron las coimas de manos de Santos. Por eso la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría y la Secretaría Anticorrupción iniciarán una visita a Brasil el jueves. Allí tienen previsto entrevistarse con autoridades judiciales.

Fuente: https://www.elcomercio.com/actualidad/dinero-odebrecht-pagar-coimas-blindado.html