Inicio Redacción El correísmo se aferra al poder

El correísmo se aferra al poder

34
0
Sesión. Minutos después del anuncio de la suspensión de la sesión, personal policial cerró la puerta del Pleno de la Asamblea Nacional.

Un día más. La anunciada reestructuración de la Asamblea Nacional sigue sin tramitarse. Las bancadas legislativas tratan, sin éxito, de reconformar las comisiones. Un reto que ayer se interrumpió por la falta de votos y las acciones legales de los relegados.

 

Hay intereses de toda índole y solo un objetivo común. Aunque no lo admiten, al menos no ante los micrófonos, la consigna es reducir los espacios de poder de los asambleístas cercanos al expresidente Rafael Correa, los autodenominados integrantes del grupo Revolución Ciudadana.

 

No es una consigna personal, dicen los legisladores bajo reserva, pero sí una sanción ante todas las irregularidades que casi a diario se destapan del Gobierno anterior.

 

Los desplazados no se quedaron con los brazos cruzados. Gabriela Rivadeneira (correísta) advirtió que sus compañeros presentaron un pedido de medidas cautelares para evitar que la sesión de ayer se lleve a cabo. Ellos alegan que los cambios son ilegales.

 

La medida funcionó. La acción legal y la falta de respaldo obligó a que la presidenta, Elizabeth Cabezas, suspenda la sesión planteada para las 17:00 de ayer.

 

¿Por qué no hay apoyo? Tres agrupaciones creen que la acción está reñida con la ley y no quieren ser parte. Obviamente, los ‘revolucionarios’ (ex Alianza PAIS) se oponen a la reforma. También están los integrantes del Partido Social Cristiano (PSC) y sus aliados (Tiempo de Cambio, Madera de Guerrero y el movimiento Social Conservador) y el movimiento SUMA. Ellos adelantaron que no apoyarán el “reparto” porque también lo consideran “ilegal e inconveniente”.

 

Guillermo Celi, líder de SUMA, explicó que no votará por la propuesta de cambio total en las cabezas del Legislativo. Eso resta unos 52 votos a las aspiraciones de Cabezas.

 

Ni SUMA ni el PSC, consecuentes con el rechazo, aceptarán presidencias o vicepresidencias en la reconformación. Tampoco están dispuestos a tener un nuevo puesto en el Consejo de Administración Legislativa (CAL). El ente también se rearmaría. (I)

 

Fuente: diario Expreso.