Inicio Redacción EL DINERO ELECTRÓNICO Y SUS RIESGOS

EL DINERO ELECTRÓNICO Y SUS RIESGOS

1312
0

EL DINERO ELECTRÓNICO Y SUS RIESGOS

Por: Erwin Chilluiza Rodríguez

 

El dinero electrónico se refiere a dinero que se intercambia sólo de forma electrónica. Típicamente, esto requiere la utilización de una red de ordenadores, Internet y sistemas de valores digitalmente almacenados.

 

El sistema monetario gana funcionalidad y utilidad con la estabilidad y la predictibilidad, y pese a la percepción que tenemos los usuarios de permanencia de la moneda usada, la realidad es que cambia constantemente. En los últimos años se ha transformado de manera radical nuestra manera de entender y manejar el dinero la creación de múltiples medios de pago alternativos como PayPal se une el uso del dinero móvil y la implementación del dinero electrónico, el más famoso, el Bitcoin.

 

El Bitcoin posee como una de sus principales ventajas el anonimato de sus usuarios. Característica que, a su vez, ha sido usada como objeto de crítica, ya que se le acusa de facilitar el encubrimiento de tráfico de drogas y lavado de activos; a diferencia, el anunciado dinero electrónico ecuatoriano está vinculado a cada ciudadano. De tal manera existiría un control adicional que podría ejercer el Estado sobre las finanzas de cada ecuatoriano con el ente regulador SRI como interesado principal. Y es ésta una de las virtudes aducidas para la creación de este nuevo dinero, el control de las transacciones, puede representar una ventaja para los recaudadores de impuestos pero probablemente no sean tan beneficioso para el público en general en una economía altamente informalizada como la nuestra.

 

La intención es crear una especie de Bitcoin público, aunque esto suene contradictorio, la esencia del Bitcoin es la descentralización y la no dependencia de un Banco Central. De hecho, Bitcoin es la mayor amenaza al monopolio de emisión de moneda de los Bancos Centrales, razón por la cual estas entidades a nivel mundial han sido contrarios a la creación de un dinero electrónico.

Inclusive la normativa del BCE prohíbe la emisión de Bitcoins en Ecuador, pues el BCE se arroga el monopolio sobre el dinero electrónico es emitido privativamente por el BCE impidiendo, por tanto, la emisión de otros dineros electrónicos en el país.

 

No cabe ninguna duda de que el nuevo dinero electrónico ecuatoriano es un dinero con capacidad de multiplicar la masa monetaria si es aceptado con la posibilidad de crear dinero sin ningún tipo de respaldo real. Bajo esta premisa no habría problema de la creación adicional de dinero electrónico aunque estaríamos caminando hacia un sistema de convertibilidad y no de dolarización, probablemente más vulnerable; específicamente, dinero no respaldado y de fácil emisión.

 

Esta posibilidad puede darse perfectamente en base a la propia regulación propuesta pues el dinero electrónico sería reconocido como medio de pago por todos los agentes económicos en el Ecuador y para el pago de obligaciones públicas. Así, por ejemplo, si el Estado necesita financiamiento podría solicitar al Banco Central que le entregue unidades monetarias nacionales del nuevo dinero electrónico a cambio de un Bono del Estado de valor equivalente. Con esos fondos el Gobierno podría pagar electrónicamente es decir trasfiriendo directamente a sus cuentas bancarias u otras a empleados públicos, el Bono de Desarrollo Humano o a proveedores, introduciendo de esta manera nuevo dinero en el mercado nacional.

 

Como último punto y definiéndolo como un riesgo adicional y no menor; es la falta de normativa específicamente en el COIP sobre la realización de actividades ilícitas con tal medio de pago, dado que al ser dinero electrónico debería estar tipificado como un delito tecnológico y por ende con su tratamiento respectivo lo cual actualmente no se encuentra normado.