Inicio Destacadas Partidos apuran la búsqueda de alianzas para evitar la fragmentación del voto

Partidos apuran la búsqueda de alianzas para evitar la fragmentación del voto

158
0

El domingo 23 de agosto se cumplió el plazo establecido por el Consejo Nacional Electoral (CNE), para que los partidos y movimientos políticos definan, en comicios internos, a los precandidatos para la Presidencia y Vicepresidencia.

Partidos apuran la búsqueda de alianzas para evitar la fragmentación del voto

Ese fin de semana, se vivió en cada tienda política un ajetreo intenso para concretar sus opciones o decidirse por alianzas con otras organizaciones. El resultado: un total de 20 precandidatos fueron anunciados a través de los medios de comunicación.

Aunque la cifra llamó la atención de los ecuatorianos, esa cantidad no es definitiva; pues hasta el 17 de septiembre (plazo límite dispuesto por el organismo electoral para cerrar las inscripciones) los actores políticos buscarán llegar a acuerdos, sean programáticos o coyunturales, para unirse ante la lid electoral del próximo año.

Guillermo Lasso (CREO) ya anunció si disposición al diálogo, a tender puentes con otras organizaciones para formar una alianza de unidad, con bases programáticas definidas que conlleven a un solo objetivo, que es la recuperación económica.

Así lo manifestó luego de inscribir su candidatura en el CNE, en días pasados. “Yo no tengo ningún inconveniente de dialogar con el líder del PSC, Jaime Nebot”, expresó en esa ocasión. Luego ratificó esa apertura con otras tendencias. “Yo no descarto la posibilidad de un diálogo, lo planteé en octubre de 2019, cuando el Ecuador vivía una situación crítica por el levantamiento de Correa…”, expresó en medios de comunicación.

Mientras tanto, la precandidata del PSC, Cristina Reyes, también sostuvo su disposición al diálogo, pero que su candidatura estaba en firme, hecho que fue corroborado por el exalcalde de Guayaquil, Jaime Nebot.

En otra tienda política ha habido pronunciamientos similares. Por ejemplo, César Montúfar, de la alianza Concertación-Partido Socialista también expresó su disposición de unir tendencias, excepto con el correísmo. Para este fin, estaba dispuesto a ceder su candidatura en aras de una alianza que evite la fragmentación del voto. Esta alianza se formó con un postulado programático.

Sus palabras fueron ratificadas en un comunicado que emitió el movimiento Concertación: “Desde el consentimiento de las fuerzas que me respaldan, estoy dispuesto a declinar mi candidatura a la Presidencia de la República, en función de una gran concertación nacional del Ecuador honesto”.

Y agregó que con ello abre un espacio de diálogo “con todos los precandidatos que, igualmente, declinen sus aspiraciones para lograr una opción unificada por el futuro del Ecuador, evitando la fragmentación electoral y cerrándole el paso a la delincuencia organizada”.

Sobre el resto de precandidatos, aún no se han hecho pronunciamientos definitivos en el sentido de ratificar o declinar posturas, en aras de unir tendencias o al menos, para iniciar una ruta de diálogos que conlleven a este fin.

Para el analista político, Julio Echeverría, es normal que en un proceso electoral inicialmente se presente una gama muy amplia de actores políticos que incluso se pueda presumir una eventual fragmentación de electores y del voto.

Sin embargo, considera que mientras avanza el tiempo esa aparente fragmentación puede reducirse a través de los llamados a diálogos para unir tendencias, que aglutinen actores; y más que actores unir posturas programáticas porque el electorado necesita decidir su voto.

“Esperamos que en el próximo evento electoral se definan las candidaturas y se vean tres o cuatro grandes corrientes ideológicas y programáticas, para que la ciudadanía se oriente de mejor manera”, añade.

Y es que observa un escenario actual que no beneficia al elector, pues con una papeleta  (tentativa) de 20 actores, en que casi todos dicen lo mismo, la posibilidad de elegir se vuelve más difícil y eso confunde al ciudadano que se orientará más en el sentido de optar por la figura personal, más que en las ideas que el candidato promueve.

Más allá de la necesidad o no de tender alianzas, Echeverría revela un detalle: la cantidad de precandidatos denota una crisis de representación, de los partidos y del sistema político en general.

La política y los partidos se convierten en agencias electorales donde los candidatos llegan se inscriben en la lista con la expectativa de que si llegan  al poder, es para mejorar sus condiciones materiales y no necesariamente lo hacen pensando en el país ni en el futuro del país”, advierte.

Por tanto considera que hay una caída de los contenidos éticos de la política, lo cual es grave a su criterio, ya que emergen fenómenos como el caudillismo y el populismo que termina muchas veces en la corrupción.

De su parte, el analista Santiago Basabe, considera que lo deseable es que se produzcan alianzas y que estas sean programáticas, es decir, entre sectores políticos que tengan similitud de ideas; “desafortunadamente eso no es tan fácil encontrar en el medio, entonces si bien algunas organizaciones políticas pueden tener acercamientos de ideas habrá otras puramente coyunturales, o sea de momento”.

Como ejemplo de lo primero,cita el caso de los partidos CREO y PSC en donde sí hay entre los dos una cercanía ideológica, pese a sus distancias que son producto de otro interés, pero que en general son parte de una tendencia de centroderecha y de economía de mercado, con tendencias conservadoras.

Pero en el contexto general, agrega, al existir tanta información disponible (con relación al número de precandidatos), la posibilidad de una mejor elección se complica, pues el ciudadano tiene tantas opciones que se llega a saturar con el riesgo de que termina escogiendo en el momento mismo de la elección por un candidato, sin el razonamiento correcto sobre cuál aspirante o propuesta es la más conveniente.

https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/politica/3/partidos-busqueda-alianzas-fragmentacion-voto