Inicio Redacción El Gobierno cocina una nueva reforma laboral

El Gobierno cocina una nueva reforma laboral

141
0
  La proforma presupuestaria, transparentada por primera vez al completo para someterse al escrutinio público, está acaparando todos los debates. Incluso los académicos. El ministro de Economía, Richard Martínez, y el secretario general de Presidencia, Eduardo Jurado, no pudieron eludir el lunes las innumerables interpelaciones sobre lo laxo de los recortes al gasto público para el año 2019, en un debate organizado por la Universidad de Especialidades Espíritu Santo de Guayaquil.   No faltó, como era de esperar, el cuestionamiento al elevado monto en la masa salarial pública para un país que tiene 16 millones de habitantes. El Estado entrega el 9 % de todo lo que se produce en el país en un año (del PIB) en pagar a funcionarios públicos.   Tras el cambio de gobierno y el posterior cambio de rumbo económico, todos esperaban que el Ejecutivo usase la tijera en sus primeros presupuestos propios, sobre todo, en gasto de personal. Pero los ajustes aplicados no trajeron esa satisfacción. Y el propio Gobierno, consciente de la dificultad nacional para cuadrar sus cuentas anuales, ya habla de una gran reforma laboral.   “Es una tarea pendiente”, reconoció el ministro de Economía, Richard Martínez, ante un centenar de asistentes al evento. En una economía dolarizada, donde el ajuste se aplica por vía mano de obra -esto es, despidos-, hay “unas rigideces extremadamente elevadas” en materia de trabajo, según Martínez. Por eso, es imperativo impulsar a tiempo “una gran reforma laboral que permita generar mucha más capacidad de contratación, de entrada y salida de los trabajadores”.   Con un especial enfoque en las microempresas. “No estoy hablando de la gran empresa porque la gran empresa sacrifica rentabilidad -ojo, no digo que eso esté bien- pero va a subsistir en el tiempo. El problema está en la microempresa donde la rigidez laboral obliga al microempresario a sostenerse en la informalidad o a morir”, ratificó, sin dar más detalles sobre esa gran reforma que ya está en la mente del Gobierno, pero aún no toma forma ni fecha.   Walter Spurrier, analista económico, le increpó amablemente a ir abriendo la mano aceptando la contratación por horas mientras se cocina la reforma laboral.   El secretario general de Presidencia, Eduardo Jurado, se alineó con el ministro y recordó que ya se ha aplicado un decreto de austeridad que ha evitado que el gasto en personal aumente. Según sus cifras, se perdieron 40.000 empleospúblicos y se crearon 45.000 nuevos -para nuevos hospitales, escuelas, etc.- lo que deja el saldo en solo 5.000 funcionarios adicionales.   Revisar los subsidios No será el gas ni la gasolina del transporte colectivo, pero el Gobierno sí está analizando revisar de nuevo los subsidios a los combustibles. Hay espacio aún en el diésel industrial y la ecopaís está en estudio, dado el déficit de etanol en la mezcla actual. Eso sí, Eduardo Jurado, secretario general de Presidencia, ratificó a EXPRESO que no se pagarán los 90 centavos por litro de etanol porque eso supone subsidiar la ecopaís, aunque importar nafta sea más caro. (I)       Fuente: https://www.expreso.ec/economia/reforma-laboral-ecuador-trabajo-politicas-JH2485964