Inicio Economía El dólar empujó a exportadores a no depender de devaluaciones

El dólar empujó a exportadores a no depender de devaluaciones

75
0

‘He llegado a la conclusión de que el sistema de dolarización es un sistema conveniente y necesario para el Ecuador. Es la salida que ahora tenemos. Es el camino por donde debemos transitar. La cotización será de 25 000 sucres”. Con esas palabras, el 9 de enero del 2000, el entonces presidente Jamil Mahuad informaba al país, en cadena nacional, que el sucre sería reemplazado por el dólar.

El dólar empujó a exportadores a no depender de devaluaciones

Uno de los mentalizadores, el economista Marco Naranjo, ex funcionario del Banco Central del Ecuador (BCE), afirma que “la dolarización es la mejor política económica que ha implementado el Ecuador a lo largo de su historia”. Se sustenta en que trajo estabilidad, evitó una mayor escalada de la inflación y acabó con la especulación de las divisas.

En la rama productiva, la rigidez de la dolarización obligó a que los exportadores dejen de depender de las devaluaciones del sucre para ganar competitividad en el mercado internacional y se vuelvan más productivos, subraya Naranjo.

El dólar empujó a exportadores a no depender de devaluaciones

Cuando se anunció la dolarización, la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) se opuso. El entonces presidente del gremio, Luis Maldonado, aseguraba que habría afectaciones para el sector por los costos productivos.

Con el paso de los años, la Fedexpor cambió de discurso y vio en la dolarización una fortaleza poco aprovechada.

El actual presidente de la Fedexpor, Daniel Legarda, reconoce que “hasta el año 1999 muchos exportadores estaban pendientes de cuánto podía devaluarse la moneda para poder seguir compitiendo. Esto ayuda a las exportaciones y al sector externo, pero en detrimento del resto de la población, por lo tanto es cuestionable. Pero los exportadores se dieron cuenta y ninguno está en contra de la dolarización. Valerse de la devaluación es una competitividad espuria”.

La llegada de la dolarización puso en evidencia que el país no había trabajado verdaderamente en competitividad, las empresas se vieron obligadas a replantearse y apostar por nuevas estrategias.

Hasta el año 2000, Ecuador registraba 1 360 productos no petroleros exportados a 117 destinos. Para el 2018 subieron a 2 390 productos y 150 destinos, según la Fedexpor. Las exportaciones no petroleras pasaron de USD 2 484 millones a USD 12 804 millones.

Camarón, banano, conservas de atún, flores y cacao son los cinco principales bienes de la canasta, con crecimientos promedio que oscilan entre el 8% y 15% anual.

Como ejemplos de productos competitivos están los derivados del cacao, con la variedad fino de aroma como bandera. También están las nuevas variedades de flores con alta demanda en Europa y Asia. Se suma el camarón que gracias a inversiones sigue sumando récords en ventas.

En los 20 años que tiene en vigencia el esquema monetario, las políticas públicas no han sido compatibles para potenciar sus beneficios. Se enfrentan barreras comerciales, rigidez laboral, carencia de una verdadera política productiva y un marco jurídico propicio para el sistema financiero, describe Legarda.

Carol Chehab, directora del Observatorio de Comercio Exterior, señala que el dólar generó más confianza de los mercados internacionales hacia Ecuador, luego de una larga incertidumbre por la alta inflación. “Ayudó a que las exportaciones tuvieran un crecimiento sostenido de alrededor de un 330% desde el año 2000”, acota Chehab.

Los compradores de bienes y servicios ecuatorianos ven una ventaja al poder negociar con el país en dólares, porque los precios son más estables y hay más garantía de que una moneda fuerte no perderá su valor, añade Chehab.

Puntos de Vista

‘Costos de producir son altos’
Eduardo Egas
Presidente Ejecutivo de Corpei

La dolarización dio certidumbre y evitó que los sueldos se licúen con la elevada inflación. Ahora hay retos que afrontar. La dolarización no es compatible con una economía en la que hay un incremento permanente de los costos de producción, lo que atenta contra las exportaciones. El elevado costo de la mano de obra, el encarecimiento de los servicios básicos, la tramitología y la carga tributaria son rubros que el exportador no puede trasladar al precio final, lo debe asumir y eso reduce ganancias.

‘Precio del dólar tuvo 3 metas’
Miguel Dávila
Exgerente del  Banco Central del Ecuador (BCE)

El tipo de cambio para el canje de sucres a dólares tenía que cumplir tres objetivos. Debía cubrir la mayor parte posible de los pasivos del Banco Central que se iban a presentar al canje, entre ellos, monedas y billetes, depósitos de los bancos en el BCE, depósitos del sector y más. También este debía ser de un valor que permita que no se pierda la competitividad y, tercero, al venir de la crisis del 98-99 había que tratar que los deudores en puedan honrar sus obligaciones sin cerrar los negocios.

https://www.elcomercio.com/actualidad/dolar-exportadores-devaluaciones-ecuador-economia.html