Inicio Sociedad Larissa Marangoni “Guayaquil tiene potencial para el turismo de naturaleza”

Larissa Marangoni “Guayaquil tiene potencial para el turismo de naturaleza”

149
0
La brisa de la mañana ingresa por los ventanales abiertos de su oficina. “Esto me encanta. Yo necesito sonido, luz natural, movimiento…”, dice Larissa Marangoni sobre su espacio de trabajo.

La conversación también tiene sonidos de fondo, cada tanto se escucha la voz de los vendedores ambulantes o transeúntes que caminan por los alrededores del Municipio de Guayaquil. El diálogo está acompañado de todos esos sonidos.

Desde ese primer piso trabaja hace un mes, tras asumir el cargo de presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo. Su energía cambia mientras cuenta los nuevos desafíos. Es un rol que dice, le ha hecho crecer su orgullo de ser guayaquileña y la motiva a potenciar la ciudad como destino turístico.

Mientras fluye la entrevista con SEMANA, nos habla sobre los proyectos para reactivar los diferentes espacios, donde a priori se nota cómo ella va poniendo en cada reto todo su bagaje y esencia.

“Hay sitios en la zona urbana y rural en los que se pueden realizar actividades como el avistamiento de aves, ‘trekking’, senderismo, ciclismo y encontrarnos con lo natural sin ir a sitios tan alejados”

Apuesta por el turismo de naturaleza. Guayaquil es una ciudad que necesita un cambio en lo turístico. Juan Faustos
  • Por un turismo más verde

El movimiento en su oficina no para. Cada tanto se escucha hablar a Larissa con su staff sobre lo que tienen en agenda. Tiene en la mira varios proyectos para levantar el turismo pero cuando se le pregunta sobre el más innovador, va muy relacionado con su gusto por lo natural.

“Apuesto por el turismo de naturaleza. Guayaquil es una ciudad que necesita un cambio en lo turístico y, aunque destaco las actividades que se pueden realizar dentro de la ciudad, es importante que también se utilicen los espacios naturales que ya existen y que sean potenciados para crear circuitos en los que los turistas tengan contacto con la flora y fauna”.

Quién mejor que ella para saber la maravilla que no se ve a simple vista. “A mí me llama la atención descubrir lugares”, dice y a modo de confesión añade, “desde que inicié mi trabajo en la EP de Turismo he tenido la oportunidad de ver sitios nuevos, como Cerro Paraíso y Bosque Samanes… También fuimos a El Morro y subimos el cerro El Muerto y fue una experiencia bastante agradable, que considero todos debemos descubrirla”, relata.

Por eso considera que sin los cerros, estero y río, no se podría promocionar por completo a Guayaquil. “Nuestra ciudad tiene el potencial necesario para ser explotado en esta área”, dice y ejemplifica. “Hay sitios en la zona urbana y rural en los que se pueden realizar actividades como el avistamiento de aves, ‘trekking’, hiking (senderismo), ciclismo y encontrarnos con lo natural sin ir a sitios tan alejados”.

De alma viajera y curiosa, menciona que de otras ciudades que ha conocido valora los avances que se pueden tomar como referencia para la Perla del Pacífico. “De Ámsterdam, rescato el taxi fluvial que tienen y que considero podríamos tenerlo aquí y conectar el estero con el río. El taxi fluvial es mi sueño”.

“Con mi experiencia puedo decir que todo lo que tenemos en Ecuador y, especialmente en Guayaquil, es maravilloso y mejor que en muchos otros países”.Juan Faustos
  • Reactivando el centro

Las cuadras del centro son hoy parte de su caminar, y en estas también ha puesto su interés para reactivar el sector, a fin de que niños, jóvenes y adultos las tengan como opción ya sea para un paseo o ‘after office’.

De allí que actualmente, se estén realizando actividades en espacios públicos, como el Malecón 2000 y calle Panamá (para que se mantenga activa después de las 17:00).

Refiere que el objetivo de este plan es conocer en qué sitios hay mayor acogida por parte de los turistas locales y extranjeros y en base a eso, realizar constantemente actividades culturales, de arte, deportivas y más.

“Queremos una ciudad iluminada y llena de corredores turísticos. Estamos trabajando en el rescate de sitios que lamentablemente, han sido tomados por la inseguridad”, dice. Y ante ese panorama, no pierde la esperanza. “Hay que recuperar la credibilidad nacional e internacional de nuestra ciudad. Lo que busco es que Guayaquil sea un sitio de encuentros, porque como destino tiene mucho por ofrecer”.

Sin embargo, eso no se logra solo, y hace hincapié a que los ciudadanos deben ser parte del crecimiento y desarrollo de la ciudad. Y eso se logra con educación.

  • Buena anfitriona

Su gusto por hacer planes en modo turista viene desde muy joven. Agarraba su bolso, donde guardaba sombrero, bloqueador, gafas y ropa ligera, y se iba a explorar.

“Junto a mi hermano aprendí a amar las montañas y cerros. Él me enseñó la importancia de proteger estos espacios y creo que tuvo un impacto bastante significativo para mí”, recuerda.

Con el paso del tiempo ha venido viajando de forma local para hacer deporte y el sentimiento dice que es inigualable. “Subí a la cumbre del volcán Cayambe y fue una experiencia extrema que no se compara con nada, porque tuve que dar mi máximo esfuerzo y capacidad. Con mi experiencia puedo decir que todo lo que tenemos en Ecuador y, especialmente en Guayaquil, es maravilloso y mejor que en muchos otros países”.

No hay duda que eso la ha convertido también en buena anfitriona y para quien quiera armar planes en la ciudad sugiere una lista de actividades por hacer. Y el centro de la ciudad es donde más se explaya. “Ahí encontramos historia, cultura, oferta gastronómica y actividades como aviturismo (avistamiento de aves), sobre todo, en el parque Seminario, Malecón 2000, malecón del Salado y en la Plaza de la Administración. Otro espacio importante son Las Peñas, que también forman parte de nuestros planes de reactivación, y el cerro Santa Ana”.

Su plan turista no ha terminado, y disfruta hacerlo con sus seres queridos: sus dos hijas, esposo, hermano y seis perros. “No niego que hay lugares que me falta por descubrir en la ciudad, como por ejemplo gran parte del estero Salado y que no lo utilizamos. Creo que tiene un gran potencial… El estero esconde historia, y la quiero conocer”, puntualiza. Esas anécdotas son las que le llenan el alma y la enorgullece de ser guayaquileña.

  • Personal
  1. Guayaquileña de 55 años.
  2. Esposa y madre de dos mujeres.
  3. Es la actual presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo.
  4. En cuanto a experiencias en el sector turístico, ha tenido trayectoria como subsecretaría de Inversiones, Ministerio de Turismo del Ecuador y asimismo, coordinadora Zonal 5, durante el 2013.
  5. Tiene una maestría en arte Syracuse University de New York, y otra en salud pública en la Universidad Católica de Guayaquil. Se graduó en Bennington College, en Escultura y Dibujo.
  6. Ha recibido honores y premios por su mérito cultural.

 

https://www.expreso.ec/buenavida/larissa-marangoni-guayaquil-potencial-turismo-naturaleza-166763.html