Pagos sin sustento en Embajada de Ecuador en Londres

Por en mayo 21, 2019

Con un fondo rotativo, una caja chica y cuatro fondos específicos de la Embajada de Ecuador en Londres fueron costeados los gastos de Julian Assange durante los casi siete años que estuvo como asilado diplomático en ese lugar.

Esto lo reveló este lunes 20 de mayo del 2019 la Contraloría durante la lectura del borrador del informe sobre el examen especial a la gestión administrativa y financiera de los costos incurridos por el Estado ecuatoriano en esa representación diplomática, entre el 1 de enero del 2012 y el 30 de septiembre del 2018.

La lectura del borrador del informe coincidió con una diligencia en la Embajada de Londres, en la cual estaba previsto que Ecuador entregara a Estados Unidos algunas pertenencias de Assange, entre ellas, aparatos electrónicos, manuscritos, documentos legales y registros médicos.

Desde Quito, Carlos Poveda, uno de los abogados de Assange, rechazó el procedimiento y dijo que viola sus derechos humanos. Mientras tanto, Suecia tramita una orden de detención para Assange por un supuesto delito sexual.

Según la investigación de la Contraloría, durante el asilo en la Embajada se emplearon USD 795 372,71 en servicios de lavado, servicios médicos, alimentación, consultorías, servicios comunicacionales, adecuaciones, eventos públicos, pasajes y viáticos de servidores para atender a Assange.

De ese total, indica, la embajadora del Ecuador en Reino Unido autorizó pagos por USD 418 026 para asesorías legales (con las firmas Bindmans LLP y Norton Rose) y otros USD 144 177 por servicios de asesoría comunicacional (con los consultores McSquared, Lee Brown y Nill Sookoo).

El informe de la Contraloría señala que “no se pudo evidenciar documentación que permita establecer el cumplimiento de los términos contractuales” y que, en este sentido, “se pagaron USD 562 203 sin sustento legal”.

Otros USD 23 602 se emplearon para adecuaciones en la Embajada, que incluyeron la readecuación de los baños de hombres y mujeres, luego de que el fundador de Wikileaks ingresara en busca de refugio, el 19 de junio del 2012.

Además, el organismo de control detectó no solo que el servicio de alimentación para Assange se contrató sin un proceso de selección de proveedores, sino también que los gastos por Internet aumentaron en la Embajada desde la llegada del ‘hacker’ australiano.

El incremento corresponde, por ejemplo, a los USD 5 604 desembolsados a la empresa FocusGroup para el servicio de Internet de banda de ancha y la instalación de una línea adicional especial de Internet EFM, para comunicación con la Presidencia.

Solo el 7 de junio del 2017, se cancelaron USD 966 por servicio de mantenimiento y configuración del nuevo Internet EFM para el huésped y por la cuenta de la Embajada con FocusGroup, según Contraloría. El organismo calcula que en total se dieron pagos sin sustento por USD 7 584 en la instalación de nuevas conexiones y líneas de Internet.

En la Contraloría, además, se dio lectura de los resultados provisionales sobre el examen especial al otorgamiento de asilo diplomático y naturalización de Julian Assange. El documento indica, entre sus conclusiones, que el proceso de naturalización no se ajustó a la Constitución ni a la Ley de Movilidad Humana.

Precisa que el trámite se hizo fuera del Sistema de Gestión Documental Quipux y del Sistema de Gestión del Servicio Exterior Esigex. También, que no se aplicó el formulario que corresponde a la naturalización de extranjeros y tampoco existe el archivo digital respecto de la entrevista que se debió aplicar como parte del proceso.

La Contraloría precisó que en el momento de solicitar la nacionalidad ecuatoriana (9 de septiembre del 2017), Assange no cumplía con el requisito establecido en el artículo 72 de la Ley Orgánica de Movilidad Humana: “Haber residido de forma regular y continua al menos tres años en el Ecuador”.

El 4 de diciembre del 2017, Julian Assange suscribió una comunicación en la que afirmó tener nacionalidad ecuatoriana 8 días antes de que el Viceministro de Movilidad Humana le otorgara la carta de naturalización. Poco después, la Cancillería también pretendió designarlo como Consejero de la Embajada del Ecuador en Reino Unido.

Y luego en Moscú. Aquello fue rechazado por Londres. El examen especial también alude a que los funcionarios y empleados de la Embajada llegaron a solicitar un seguro de vida debido a los incumplimientos de Assange en materia de seguridad e higiene.

El organismo señaló que no se pudo evidenciar que tres excancilleres actuaran frente a las comunicaciones que se hicieron desde la Embajada. Los exfuncionarios aludidos en el informe tienen, a partir de este martes 21 de mayo del 2019, un plazo de cinco días para presentar sus descargos. (I)

Fuente: https://www.elcomercio.com/actualidad/pagos-embajada-ecuador-londres-asange.html