Siembran esperanzados en que esta vez sí suba precio del arroz

Por en enero 8, 2019

Zacarías de la Rosa alquila sus motocultivadoras a $ 55 para que colegas agricultores de Samborondón puedan arar una cuadra de terreno, algo menos que una hectárea (10.000 metros cuadrados) de tierra para el sembrado del arroz.

Él comenta que por sus tres “pataletas” bien podría cobrar entre $ 70 y $ 80 por cada una, pero señala que no pide más porque es consciente del bajo precio de la gramínea, situación irregular que se mantiene por casi dos años, remarca.

El precio de sustentación para la saca de 200 libras de arroz en cáscara es de $ 35,5 si el producto registra 20% de humedad y el 5% de impurezas. Es lo establecido por el Ministerio de Agricultura a través de un acuerdo de mayo del 2016, pero productores de Samborondón, Daule y Salitre indican que estos días les ofrecen entre $ 22 y $ 26 en piladoras de la zona.

“Todos se ponen de acuerdo”, especula un arrocero allegado a Zacarías, quien solo se identifica con su apellido, Mieles. Él critica el argumento de “algún grano negro” para justificar el pago rebajado y asegura que su patrón cosechó 80 cuadras con el saldo negativo de $ 400.

Agrega que incluso las piladoras reciben sacas de arroz en cáscara con unas 20 libras de excedente en el peso.

Ellos y otros samborondeños sostienen que en la producción del grano trabajan a pérdida, pero si es así ¿por qué siguen en el oficio? “Tenemos la esperanza de que de aquí a tres meses (tiempo de la cosecha) los precios mejoren”, responden.

En el recinto Los Quemados, cantón Daule, con el agua fangosa a la rodilla y con el mismo anhelo de mejor cotización, integrantes de la familia Quinto tienen listos los lechuguines. Así llaman a las plantas de arroz listas para clavarlas en una especia de piscina, donde la gramínea podrá cosecharse en tres meses, lapso en el cual al sembrío se le aplica abono y la planta es fumigada.

“Gasté $ 80 en dos saquilladas, y a nosotros nos pagan $ 21 por el arroz; y el abono ese cuesta $ 28, ¡es más caro que el arroz!”, expone uno de los Quinto, que como aliciente comenta que la tierra es familiar, que así no pagan alquiler como sucede como otros arroceros.

Dentro de las políticas para mejorar la rentabilidad de los productores, el Ministerio de Agricultura despacha arroz a Colombia. El 13 de diciembre pasado, cuando salía una carga vía marítima, la cartera de Estado señaló que tenían previsto completar 46.200 toneladas.

El Gobierno también cuenta con la Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA), con infraestructura en distintos puntos para comprar al precio oficial la producción arrocera.

No obstante, por los bajos precios, agricultores de los recintos Bodeguita, San Nicolás, entre otros de Salitre, optan por almacenar su arroz en cáscara a la espera también de mejores precios, incluso algunos productores, cansados de recorrer piladoras, deciden no vender y más bien consumir la cosecha.

Si bien las lluvias recientes, que han afectado el asfalto en la carretera Salitre-General Vernaza, motivan a que los agricultores se apuren en preparar la tierra. En El Rosario (Samborondón), José Cercado lamenta que “el agua se haya adelantado” y ya las maquinarias no puedan ingresar a sus tierras. Por eso, la labor de cosecha la efectúa estos días a mano. Cortando las plantas con machete.

“Pagan a $ 22 el saco”, menciona el hombre samborondeño, el cual sostiene que eligió entre recibir ese dinero o dejar su arroz en la planta.

Protestas

El reclamo por mejores precios del arroz ha llevado a agricultores a cerrar las carreteras, incluso los bloqueos han sido simultáneos en cantones Daule, Nobol y Salitre.

Deudas

Los productores aducen que la situación del bajo precio les ha impedido cumplir con sus préstamos bancarios. Otros lamentan no poder devolver el dinero prestado a ciudadanos particulares y estar sujeto al pago de altos intereses. (I)

Fuente: https://www.eluniverso.com/guayaquil/2019/01/08/nota/7127870/siembran-esperanzados-que-esta-vez-si-suba-precio-arroz