Presidente Moreno convoca al Consejo de Seguridad

Por en marzo 28, 2018

Los controles armados por parte de los militares en la frontera norte han aumentado significativamente en San Lorenzo y Eloy Alfaro. Los militares han limitado el libre movimiento en la parroquia Mataje, que está en el borde limítrofe. Foto: El Telégrafo

Ayer, el Gobierno Nacional confirmó el secuestro de tres trabajadores de diario El Comercio en la parroquia Mataje, del cantón San Lorenzo, en Esmeraldas, en el límite con Colombia.

 

Por seguridad, las autoridades no detallaron las circunstancias del rapto de los trabajadores de la comunicación, ni quién estaría detrás de esto.

 

En rueda de prensa ofrecida en Carondelet, el ministro del Interior, César Navas, fue cauteloso con sus palabras. Su objetivo era salvaguardar la seguridad del periodista, el fotógrafo y el conductor del medio capitalino.

 

Pero contó que el equipo periodístico pasó por el retén militar en donde recibió las advertencias de riesgo por circular en la zona afectada por la presencia de grupos irregulares colombianos.

 

El equipo no siguió la sugerencia e ingresó a Mataje, que ahora está bajo un estricto toque de queda.

 

El Ministro del Interior aclaró que la confirmación del secuestro vino del contacto con los secuestradores.

 

A través de este canal -que no fue detallado- el Gobierno, por medio de un equipo técnico de la Policía, negocia la liberación de los tres ciudadanos.

 

Se desconocen las exigencias de los secuestradores, pero Navas afirmó que las víctimas ya estarían en Colombia, por lo que se han establecido contactos con las autoridades de ese país.

 

Navas junto con el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, y el titular de Defensa Nacional, Patricio Zambrano, mantuvieron una reunión la noche del lunes con los familiares de los desaparecidos y con los representantes de El Comercio.

 

A ellos se les brindó más detalles del suceso. Además recibieron información sobre los protocolos a seguir por parte del Estado para afrontar dichos casos.

 

“No pueden darse más detalles porque hay un proceso propio de la investigación”, indicó Navas ayer en el Salón Azul.

 

El funcionario rindió esas declaraciones escoltado por la cúpula militar y policial, así como por el ministro de Defensa, Patricio Zambrano.

 

El equipo de comunicación cubría las consecuencias de los últimos ataques de grupos armados residentes de Colombia desde el pasado domingo. Estaban alojados en las afueras de San Lorenzo.

 

Este hecho se suma a lo ocurrido la misma tarde del lunes (16:00), cuando fueron detonadas dos cargas explosivas, lo que afectó a un tanquero de agua militar que circulaba entre Mataje y San Lorenzo.

 

Previamente (13:00), el Batallón de Selva BS-55 Putumayo del Ejército, localizó e identificó un campamento ilegal, presuntamente de disidentes del Frente 48 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

 

El hallazgo se produjo en el recinto Manzayá, a orillas del río San Miguel, cantón Putumayo, en Sucumbíos.

 

Ante estos hechos el presidente de la República, Lenín Moreno, convocó para hoy al Consejo de Seguridad, integrado por diversas funciones de Estado.

 

Vigilia en solidaridad de secuestrados

Periodistas, políticos y ciudadanía en general se dieron cita la noche de ayer, desde las 19:00, en una vigilia en la Plaza Grande, en el centro de Quito.

 

La finalidad de esta cita fue exigir la liberación de los tres trabajadores de diario El Comercio bajo el lema “Nos faltan tres”.

 

Con cánticos y pancartas instaron a las autoridades del Gobierno a que realicen las gestiones pertinentes para que los retenidos regresen sanos y salvos.

 

Incluso en redes sociales los internautas usaron las etiquetas #NosFaltan3 y #LosQueremosDeVuelta en Twitter para solidarizarse con sus familiares y para exigir la aceleración en las investigaciones policiales.  (I)

Fuente: El Telégrafo