14 países levantan la voz condenando el gobierno de Venezuela, mientras Ecuador mantiene silencio

Por en febrero 15, 2018

En los últimos tres meses, alrededor de 200.000 venezolanos habrían cruzado de Colombia a Ecuador a causa de la crisis en su país.

Representantes de catorce países de la región de Canadá, Honduras, Panamá, Santa Lucía, Guyana, Brasil, Paraguay, Argentina, Chile, Perú, Colombia, Costa Rica, Guatemala y México, levantan su voz de protesta en contra del gobierno de Venezuela, pero su condena no inmuta a todos.

 

A pesar que cancilleres y representantes de catorce países dudan de la transparencia de las elecciones venezolanas previstas para abril del presente año, el Gobierno ecuatoriano mantiene su postura de “no injerencia”, pese a la compleja situación social y política que vive Venezuela, que ha llevado a que sólo en los últimos tres meses unos 200.000 venezolanos crucen la frontera de Colombia a Ecuador en busca de refugio, de igual modo hacia otras naciones del continente.

 

Los migrantes venezolanos que huyen de la difícil situación de su país, deben hacer largas e interminables filas de hasta nueve horas para poder ingresar a territorio ecuatoriano.

 

La canciller peruana, Cayetana Aljovín, durante el encuentro del martes adelantó que la presencia de Maduro “no será bienvenida” en la VIII Cumbre de las Américas que se celebrará en Lima el 13 y 14 de abril próximos, a la que probablemente también asista el presidente Lenín Moreno.

 

La postura de la canciller peruana Cayetana Aljovín contrasta con la de la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, quien poco o nada se ha pronunciado al respecto, excepto para asegurar que “Ecuador no da clase de democracia a terceros”, como lo hizo a inicios de este año.

 

“La Constitución habla claramente de la no injerencia en los asuntos internos de otros estados. No injerencia no es indiferencia”, agregó la funcionaria en una entrevista con los medios públicos ecuatorianos.

 

 

Indagación

La Corte Penal Internacional examinará casos de represión en Venezuela, mientras que la CIDH emitió un informe en el que habla de un deterioro de los derechos humanos y la crisis económica y política en ese país.